jueves, 5 de enero de 2017

A que llamamos karma?


La ley del karma es un ejemplo especial de la ley de causa y efecto que establece que nuestras acciones físicas, verbales y mentales son causas, y nuestras experiencias son sus efectos.
La ley del karma enseña por qué cada individuo posee una disposición mental, una apariencia física y unas experiencias únicas.
Estas son los efectos de las incontables acciones que cada uno ha realizado en el pasado.
Puesto que no hay dos personas que hayan realizado las mismas acciones en vidas pasadas, nadie puede tener los mismos estados mentales, experiencias y apariencia física que otro.
Cada ser posee su propio karma individual.
La palabra karma significa 'acción' y se refiere principalmente a nuestras acciones físicas, verbales y mentales.
Las acciones que efectuamos dejan huellas o impresiones en nuestra mente muy sutil que, con el tiempo, producen sus correspondientes resultados.
Nuestra mente es comparable a un campo de siembra, y las acciones que cometemos, a las semillas que en él se plantan.
Las acciones virtuosas son las semillas de nuestra felicidad futura, y las perjudiciales, las de nuestro sufrimiento.
Estas semillas permanecen ocultas en nuestra mente hasta que producen su efecto, cuando se reúnen las condiciones necesarias para su germinación. 
Además, desde que se realiza la acción original hasta que maduran sus consecuencias, pueden transcurrir varias vidas.
Como resultado de nuestras acciones o karma, renacemos en este mundo impuro y contaminado y tenemos problemas y dificultades sin cesar.
Nuestras acciones son impuras porque nuestra mente está contaminada por el veneno interno del aferramiento propio.
Esta es la razón principal por la que experimentamos sufrimiento.
Este es producido por nuestras propias acciones o karma y no es un castigo impuesto por nadie.
Sufrimos porque hemos cometido numerosas acciones perjudiciales en vidas pasadas.
El origen de estas malas acciones son nuestras propias perturbaciones mentales, como el odio, el apego y la ignorancia del aferramiento propio.
Cuando hayamos eliminado de nuestra mente el aferramiento propio y demás engaños, nuestras acciones serán puras.
Como resultado de estas acciones, nuestras experiencias, nuestro mundo, cuerpo y disfrutes, y los seres que nos rodean, también serán puros.
No quedará ni el menor rastro de sufrimiento, impureza ni dificultades.
De esta manera, encontraremos la verdadera felicidad en nuestra mente.
El Karma es el juez de nuestros actos, es la energía trascendente e invisible que se deriva de nuestros comportamientos y que va acumulando consecuencias y pagos conforme a ellos. 
El Karma simplemente nos dice que las fuerzas que pusimos en movimiento hace diez minutos o hace diez vidas volverán a nosotros.
Íntimamente ligado a las reencarnaciones venideras, se convierte en la energía que usaremos para limpiar el alma hasta que alcancemos la perfección.
Mientras que el karma simboliza la responsabilidad y el pago por nuestras acciones, la reencarnación nos ofrece la oportunidad de seguir avanzando.
Según esto, nosotros tenemos la libertad de comportarnos como queramos desde la primera encarnación y, en consecuencia, acumularemos esta energía. La creación de karma bueno y malo e intencional o no intencional dictará lo que tenemos que enfrentar y resolver en la vida.
Nuestra primera meta es aprender, a través de la experiencia, a ser mejores.
Así, la Ley del karma no da lugar a la casualidad y en ella encierra 12 leyes que dictaminarán cómo responderemos por nuestras acciones, pensamientos y sentimientos:
1.-LA GRAN LEY  o la ley de causa y efecto: hemos crecido con esta ley muy presente aunque no lo sepamos,  simplemente nos dice que lo que sembramos es lo que cosecharemos.  
Lo que ponemos en el Universo es lo que vuelve a nosotros. 
La energía negativa enviada a otros volverá de nuevo a ti, pero 10 veces más potente, si siembras vientos recogerás tempestades. 
El Karma es el juez de nuestros actos que nos ayuda a reflexionar sobre nuestros sufrimientos.
2. LEY DE LA CREACIÓN: la vida requiere de participemos de ella.
Somos uno con el universo dentro y fuera, somos parte de la corriente de nacimiento de la naturaleza y nuestras vidas se reproducen como el resto de ciclos naturales. Lo que nos rodea nos da pistas sobre nuestro estado interior. Crea las opciones que quieras tener en tu vida,
3. LEY DE LA HUMILDAD: lo que te niegas a aceptar, te va a seguir ocurriendo. 
Si ante alguien o algo solamente ves a un enemigo o algo negativo, entonces no estás en un nivel superior de existencia.
Cumplir esta ley significa aceptar sin entrar a valorar la superioridad.
4. LEY DEL CRECIMIENTO: donde quiera que vayas, siempre estarás tú. 
Para que podamos crecer en el espíritu somos nosotros los que debemos cambiar y no las personas, lugares o cosas que nos rodean.
Solo tendremos control sobre nosotros mismos en nuestra vida.
Si procuramos cambiar nuestro interior nuestra vida también cambiará, esto ha de hacerse con cuidado para que redunde en un beneficio Kármico, no faltes de amor a ti mismo.
5. LEY DE RESPONSABILIDAD: cada vez que algo malo sucede, hay algo mal en ti.
Lo que nos rodea nos refleja y reflejamos lo que nos rodea; es importantísimo asumir la responsabilidad de lo que en tu vida está presente.
6. LEY DE LA CONEXIÓN: Incluso si algo que hacemos parece insignificante, es muy importante saber que se hace en conexión con todo el universo. 
Cada paso lleva al siguiente paso y así sucesivamente. 
Alguien hará el trabajo inicial para que alguien obtenga algo.
Ni el primer ni el último paso son más o menos importantes porque ambos son necesarios para realizar la tarea.
Todos estamos conectados en pasado, presente y futuro.
7. LEY DEL ENFOQUE: No se puede pensar en dos cosas al mismo tiempo. 
Tienes que ir subiendo peldaño por peldaño. 
Cuando perdemos el norte en nuestra brújula despertamos a la inseguridad y a la ira.
8. LEY DEL DAR Y DE LA HOSPITALIDAD: Si tú crees que algo es verdad, entonces en algún momento de tu vida serás llamado a demostrar que es verdad. 
Da y otorga para poder poner en práctica lo que has aprendido.
9. LEY DEL AQUÍ Y AHORA: Mirar hacia atrás y vivir anclados en el pasado es lo que nos impide disfrutar del presente y estar totalmente en el aquí y ahora Los viejos pensamientos, hábitos y sueños son los que nos impiden renovar nuestro alma.
10. LEY DEL CAMBIO: La historia se repite hasta que aprendamos las lecciones necesarias para cambiar nuestro camino.
11.-LEY DE LA PACIENCIA Y LA RECOMPENSA: todas las recompensas requieren de un esfuerzo inicial. 
La mayor gratificación es la que demanda más dedicación, paciencia y persistencia.
Amar nuestro sitio en el mundo recompensará nuestro esfuerzo a su debido tiempo, justo cuando hayamos aprendido la importancia de estos valores.
12. LEY DE LA IMPORTANCIA E INSPIRACIÓN: el valor de algo es el resultado directo de la energía y la intención que se pone en él. 
Cada contribución personal es también una contribución a la totalidad. 
Las contribuciones mediocres no tienen ningún impacto en la totalidad, son tan comunes que se anulan entre ellas. 
Pon todo tu corazón en cada acto para que obtenga el valor necesario.
El karma no es una venganza, es el reflejo de tus actos.