miércoles, 24 de mayo de 2017

El poder de las emociones y las enfermedades

Escuchamos o manifestamos  “se me pone un nudo en el estómago por los nervios”, “el corazón me late a mil por hora” “estoy transpirando de nervios” y un sinfín de expresiones más.

El cuerpo responde a la manera como se piensa, se siente o se  actúa.
Este es un tipo de "conexión entre la mente y el cuerpo".
Cuando se está estresado, ansioso o molesto, el cuerpo reacciona de una manera que  indica que algo no está bien. 
Las emociones que no se manejan en forma  adecuada, que se callan, que se ignoran, se manifiestan en nuestro cuerpo en forma de dolor y hasta incluso enfermedades.
Existen evidencias científicas entre los problemas emocionales que presentan las personas y su salud física.
Una mala salud emocional puede debilitar el sistema inmunológico del cuerpo, volviéndolo más propenso a padecer resfriados y otras infecciones durante las épocas emocionalmente difíciles.
Si supiéramos cómo trabajar esos problemas emocionales y cómo resolverlos, mejoraría nuestra salud y, por lo  tanto nuestra vida.

Si algo te duele, es que no estás escuchando a tus emociones.

Dolores cervicales, dolores de cabeza, sensación de ahogo, un nudo en el estómago.
Lo más seguro es que hayas sufrido uno o más de uno de estos síntomas.
Los medicamentos enmascaran los dolores y al taparlos como si de una tirita gigante se tratara, no curamos la herida en profundidad.
Simplemente estás ganando tiempo, el tiempo que tarda el medicamento en hacer efecto, pero ¿qué pasa cuando el efecto de las medicinas se va?
Los dolores de cabeza suelen relacionarse con el estrés y los problemas emocionales. 
Si tienes migrañas constantes quizás sea por la gran carga de tu vida diaria y la rutina.
Una de las mejores soluciones para esto es el ejercicio y el descanso, relajar las tensiones es lo que falta cuando se tienen dolores en esa zona del cuerpo.
Si la dolencia es en el cuello es el lugar donde se almacena la culpa y la recriminación hacia uno mismo. 
Si sufres de dolores en esta zona, quizás es porque te estás juzgando demasiado o porque hay cosas de las que te arrepientes y no puedes desprenderte de ellas.
La mejor solución para esto es darse un tiempo para pensar en lo bueno de cada uno, pensar positivo puede traer grandes beneficios. Perdónate a ti mismo y deja que las cosas sigan su curso natural.
En nuestros hombros cargamos nuestros problemas.
Solemos hablar sobre “llevar el peso sobre nuestros hombros”, y es exactamente así.
Nuestras tensiones cotidianas se traducen en dolores en esta área. Tiene que ver con la exigencia desmesurada hacia nosotros mismos, a veces creemos que al hacernos cargos de más cosas somos más responsables o mejores personas, pero las obligaciones deben dividirse, de otra manera termina siendo insoportable.
La espalda alta se relaciona con la falta de apoyo emocional.
Las personas que sienten dolor en esta zona pueden sentirse poco queridas o necesitando a alguien que les tienda una mano de ayuda. 
Estas personas deberían acercarse a sus familiares y amigos cercanos, esperar que esas relaciones sanen lo que les está doliendo ya que el cariño que pueden entregar puede ser muy curativo.
Los dolores de espalda baja pueden estar relacionados con problemas económicos, como también con una falta de apoyo emocional. 
El estrés provocado por los temas económicos se concentra generalmente en la espalda baja.
Cuando se habla del dolor de codos esto puede tener que ver con una resistencia a los cambios, pero en general no es un dolor el que sucede en esta área, sino una rigidez lo que puede llevar a la conclusión más directa de que ese no querer dejarse llevar tenga consecuencias relacionadas con problemas en las articulaciones.
Las manos son lo que usamos para relacionarnos con el exterior y con los demás, las utilizamos para expresarnos y demostrar cariño. 
Si sientes dolor en ellas puede ser porque te está costando hacer una conexión en ese nivel.
Trabajar el lado social puede ser una buena reacción para mejorar el dolor de palmas, siempre es bueno hacer un esfuerzo por conocer gente nueva o acercar a quienes se hayan distanciado.
Mis caderas permiten a mis piernas moverse para hacer adelantar mi cuerpo hacía delante. Ellas determinan si voy hacía delante o no.
El miedo al movimiento puede manifestarse en la rigidez o dolor de las caderas.
La rigidez en las caderas puede representar que la persona está oponiendo resistencia y no quiere tomar decisiones que la comprometan. La persona a quien le duele la cadera tiene dificultades para decidirse a pasar a la acción, para ir hacia lo que desea. 
La solución puede tener que ver con abrirse a cosas insospechadas, obligarse a vivir aventuras, porque no podemos controlar nuestro futuro y el miedo provoca el daño sentido.
Las piernas son  el segmento de la extremidad inferior comprendido entre la rodilla y el tobillo.
El dolor se manifiesta generalmente durante la marcha o estando en pie.
Es evidente que sin piernas es imposible impulsarnos hacia delante para caminar o para correr.
El dolor en la pierna tiene una relación directa con nuestra forma de hacer frente al futuro, con nuestra capacidad de impulsarnos y avanzar en la vida. Indica los temores que se experimentan en este aspecto. El miedo a arriesgarse a algo nuevo o a realizar acciones que nos lleven hacia la meta actual.
Puede estar relacionado con un nuevo trabajo o con la pareja.
Las rodillas son las articulaciones en las cuales me arrodillo, me abandono a la jerarquía normal o a lo que está encima mío y también al movimiento y a la dirección que tienen lugar.
Las rodillas manifiestan por lo tanto mi grado de flexibilidad y sirven para amortiguar los golpes cuando la presión es demasiado alta.
Están afectados cuando me desvalorizo con relación a mi físico o mis marcas deportivas.
Si tengo dificultad en doblar las rodillas, demuestro con esto cierta rigidez. Puede ser porque mi ego es muy fuerte y orgulloso.
Una rodilla que dobla fácilmente es un signo de humildad y flexibilidad. Las rodillas son necesarias para mantener mi posición social y mi estatus.
El dolor en las rodillas puede indicar que hay problemas con el ego, la vanidad u orgullo desmesurado.
Porque el orgullo es demasiado grande como para que la persona se arrodille ante otro. 
Reconocer las virtudes de los otros también puede ser un buen ejercicio.
Las pantorrillas suelen doler cuando hay tensión emocional o estrés.
Representan así una protección con relación a mi pasado mientras adelanto en la vida.
Si me duele, o si tengo rampas en las pantorrillas, debo frenar mi ritmo. ¿Quiero yo parar ciertos acontecimientos que me esperan o me dan miedo? ¿Tengo yo la sensación de que se atropellan los acontecimientos, que todo va demasiado de prisa?
Mi cuerpo me dice que puedo tener confianza en el porvenir y que la vida se cuida de mí.
El dolor se activa en este caso por temas de celos y resentimientos.
El tobillo es una parte del cuerpo muy flexible y móvil.
Sirve para sostener el cuerpo y, por su posición física, sufre grandes presiones. Es una especie de puente, nexo entre yo y la tierra.
Es a causa de ella si estoy conectado a la tierra en el suelo, si la energía espiritual  viaja desde arriba hacía bajo y viceversa, si estoy en contacto con la tierra.
También es el lugar en el cual expreso mi capacidad de adelantar, de levantarme y de mantenerme de pie, estable y anclado.
El tobillo ejecuta los cambios de dirección y, por consiguiente, representa mis decisiones y mis compromisos que se toman teniendo en cuenta mis creencias y mis valores.
Cualquier herida o dolor en los tobillos está vinculado con mi capacidad en mantenerme flexible,  mientras voy cambiando de dirección,
Los pies son el extremo de las piernas y permiten su avance. 
Como los pies son el medio por el cual las piernas pueden avanzar, representan el medio utilizado para ir hacia adelante en la vida.
Tener problemas en ellos significa que la persona no encuentra los medios necesarios para avanzar, ya sea que sienta demasiados miedos, que se deje detener por los demás o que sienta que la detienen.
No está segura con respecto a la dirección a seguir.
Este problema también puede indicar que la persona tiene la impresión de estar parada siempre en el mismo lugar, de no avanzar.
Además, puede ser una persona a la que le gustaría huir y no está suficientemente arraigada en la Tierra o en el mundo físico.
Se aísla de la realidad material a causa de sus temores.
Si los pies duelen más durante el reposo que en la actividad, indica que la persona no se permite detenerse a descansar.
Quiere ir demasiado rápido o hacer demasiado para lograr sus metas. Se valora mucho por sus acciones.
El dolor en los pies puede deberse a demasiada negatividad, la persona no se está sintiendo satisfecha y eso causa un dolor crónico en esta zona.
Un problema vinculado con los pies indica un conflicto entre la dirección y el movimiento que tomo y manifiesta mi necesidad de más estabilidad y seguridad en mi vida.
El futuro y todos sus imprevistos me dan miedo.
Cuando me duelen los pies, debo ralentizar el paso. ¿Se debe al aburrimiento o al desánimo frente a todas las responsabilidades y frente a todas las cosas que debo hacer y que me parecen imposibles de realizar?
O al contrario, puede que vaya muy ligero y mi cuerpo me dice de ir más despacio.
Fuente: Diccionario de las enfermedades emocionales; Enric Corbera.

viernes, 5 de mayo de 2017

Como hacer un cuaderno para tratamientos de Reiki a distancia.

Qué es un cuaderno de Reiki? es una herramienta muy poderosa para el Reikista.
El Cuaderno de Reiki lo vamos a utilizar para nosotros, para nuestros pacientes, familiares y amigos.
En él escribiremos todo lo que queremos sanar, lograr, alcanzar, transmutar, conseguir, asimilar, etc, tanto nuestro como de nuestros pacientes.
Le daremos Reiki todos los días para llenar de Energía Universal a cada una de los pedidos que hay en sus páginas.
Cómo preparar el cuaderno de Reiki.
En la tapa delantera externa del cuaderno ponemos en un cartel o foto  los cincos Principios del Reiki.



Luego trabajaremos con la parte interior de cada tapa, la delantera y la trasera.
En parte interior de la tapa delantera dibujaremos los símbolos 3, 2 y 1 respetando el orden, Hon Sha Ze Sho Nen, Sei He Ki y Cho Ku Rei.
Al lado de cada símbolo o abajo escribiremos su mantra 3 veces.

Taparemos la parte interior de la tapa con un papel liso o algún dibujo, podemos utilizar un Antahkarana (símbolo antiquísimo de Sanación y Meditación)   la idea es resguardar los símbolos y sus mantras ya que son algo íntimo y personal.

Repetiremos el proceso con la tapa interior trasera.
Luego antes de comenzar a anotar los pedidos en la primera pagina vamos a colocar un cartel en color violeta con la frase:
REIKI  ACTIVO
Inmediatamente escribiremos el siguiente Decreto: En la Divina presencia Yo Soy, activo este cuaderno Reiki para el envío a distancia de Energía Vital Universal Divina y  Amorosa a todas las peticiones que sean anotadas en las páginas de este cuaderno.
Que así sea, hecho esta.
Gracias, gracias, gracias.
Una vez que ajustamos el Cuaderno de Reiki vamos a proceder a su activación.
Cómo activar el cuaderno de Reiki
Para activar por primera vez el Cuaderno de Reiki buscaremos un sitio tranquilo: Pondremos el cuaderno sobre la palma de nuestra mano izquierda o derecha, siempre nos debe quedar libre la mano dominante
Con la mano derecha dibujaremos sobre el cuaderno los símbolos 3, 2 y 1.
Apoyaremos la mano derecha sobre el cuaderno durante 5 minutos dándole Reiki.
Luego giraremos el cuaderno y repetiremos los pasos anteriores con la tapa interior trasera.
Al final del proceso agradezco a la Divinidad el Reiki
Esta activación inicial durará 24 horas.
Al día siguiente no hace falta dar Reiki a las dos tapas interiores, sólo lo haremos en una de ellas durante 5 minutos.
Si en cambio pasan más de 24 horas, el proceso de re activación será el inicial, 5 minutos de Reiki en cada una de las tapas interiores.

Cuando alguna de las peticiones se cumple tomaremos nuestro Cuaderno de Reiki y se quita la página para quemarla. 

Agua de rosas: elaboración y sus maravillosos beneficios.

Agua de rosas: elaboración y sus maravillosos beneficios.

El agua de rosas retrasa el envejecimiento es cicatrizante y ayuda en la sanación de heridas tópicas.
El agua de rosas encierra en su delicada y embriagadora esencia, los secretos de salud y belleza más antigua y excitantes ya en la India y los países árabes se la utilizaba como un remedio básico para rejuvenecer la piel, para ritos religiosos y también para comidas. 
Sus propiedades además son innumerables.
Cómo puedes conseguir de modo sencillo una delicada y maravillosa agua de rosas, para que la utilices diariamente en tu piel.
Beneficios generales de las rosas:
Digestivos: incluir los pétalos de las rosas en nuestras comidas nos ayuda a limpiar nuestros intestinos y a aliviar el estreñimiento.
Podemos por ejemplo usarlas en nuestras ensaladas e incluso preparar un delicioso té de rosas.
Propiedades astringentes: Si preparamos una infusión podemos beneficiarnos en el caso de que tengamos una inflamación ocular el alivio es inmediato.
Propiedades respiratorias: Para mejorar gripes y catarros suele utilizarse el fruto de los rosales, el fruto es lo que queda en la planta cuando la rosa en sí ya se ha secado.
Los cocinamos con agua hirviendo las semillas incluidas después colar el contenido y beber dos tacitas al día.
Propiedades para la piel: Gracias al agua de rosas y sus increíbles propiedades, obtendremos grandes beneficios en la cicatrización de la piel, prevenir el envejecimiento de la misma y solucionar cualquier herida en forma tópica.
Propiedades del agua de rosas.
Es antiinflamatoria y descongestionante, los signos de cansancio por un largo día quedan aliviados por ese tónico perfumado. 
Si usas por la mañana agua de rosas, por ejemplo, verás cómo las bolsas que tenemos bajo los ojos se van aliviando y desaparecen.
Alivia el dolor de cabeza, de ahí que puedas utilizarla por ejemplo humedeciendo compresas o pañuelos para aplicártelos en la frente.
Su alto contenido en Vitamina C es perfecto para sintetizar el colágeno y protegernos frente a esos radicales libres que nos provocan el envejecimiento.
Es relajante.
Suaviza las manchas, las estrías y las arrugas.
Previene la caída de nuestro cabello, mejorando el flujo sanguíneo y fortaleciendo los folículos pilosos.
Gracias a su vitamina B y E, sus taninos y su pectina, lo convierten en un tónico ideal para limpiar nuestra piel y reafirmarla.
Sus propiedades antibacterianas y cicatrizantes hacen del agua de rosas un aliado indispensable para las aftas, las úlceras cutáneas y el acné.
Elaboración del agua de rosas ¿Qué necesitamos?
Medio kilo de pétalos de rosas.
Una cacerola con tapa hermética.
Medio litro de agua destilada.
Una botella de cristal con cierre hermético.
Preparación.
Empezaremos seleccionando los pétalos de rosas: normalmente las rosas rojas y las rojas rosas son las que mejor fragancia tienen.
Tendrás que seleccionar medio kilo si haces la recolección de las rosas, intenta que sea por la mañana es cuando mayores propiedades tienen.
Ahora llenaremos la cacerola con medio litro de agua destilada.
Una vez llena la cacerola con medio litro de agua destilada la ponemos al fuego este es el paso más importante.
Cuando empieza a hervir, bajar el fuego e incluimos los pétalos.
El vapor no debe escaparse, porque es precisamente el vapor lo que contiene los aceites esenciales de las rosas lo que más propiedades tienen.
Una vez se haya bajado la intensidad del fuego mantenerlo así unos diez minutos más, para después apagarlo definitivamente.
Dejar el contenido en reposo tapado. (Una hora como mínimo).
Una vez haya bajado todo el vapor pasaremos todo el contenido por un filtro, de modo que nos quedemos únicamente con el agua de las rosas.
Seguidamente, introducir el agua en la botella de cristal cerrarla bien y déjala en la heladera envuelta en papel metálico.
Se puede usar a las 24 hs de haberla fabricado.
La frescura del agua de rosas te servirá como un tónico perfecto para tu piel, para descongestionar, tonificar, cicatrizar.
Es un remedio sencillo y muy beneficioso.

Limpiar nuestros cuerpos sutiles para empezar a desbloquear esas “ondas imán” de energías “negativas"


El ejercicio se llama Estado Vibracional, y lo que se trata es conseguir poner esas energías internas precisamente a eso, a vibrar, para que se suelten, para que se puedan mover por el cuerpo, para que se desbloqueen.
Acumulando energía.
Cerramos los ojos y nos relajamos, vamos a concentrar la atención en nuestro cuerpo etérico, en la energía que nos recubre físicamente, que podemos notar “en contacto” con nuestra piel.
Notamos como existe ese pequeño cosquilleo desde los pies a la cabeza, si focalizamos nuestra atención en una mano, quizás notemos la sensación de calidez que genera la energía de nuestro cuerpo sutil.
Lo que vamos a hacer ahora es, simplemente por el poder de nuestra voluntad, mover y subir toda la energía que podamos a nuestra cabeza, encima de la misma, alrededor del chacra de la coronilla.
Vamos a ir subiendo la energía por los pies, piernas, tronco, brazos, etc., hasta acumularla en la cabeza, pensándolo, ordenándolo.
Una vez notamos que hemos acumulado parte de nuestra energía en la cabeza, la vamos a mover mentalmente hacia abajo, recorriendo todo el cuerpo, hasta que llega a los pies.
La volvemos a almacenar toda en los pies de nuevo, y cuando lo hayamos hecho, volvemos a mandarla hacia arriba, recorriendo todo nuestro cuerpo, sintiendo como esa energía sube.
Instalando el estado vibracional
¿Cómo hacer que toda nuestra energía se ponga a vibrar?
Lo que haremos será ir incrementando la velocidad y la intensidad del movimiento de subir y bajar energía desde la cabeza a los pies.
Es una cuestión de voluntad.
Cada vez más rápido de forma que vayamos arrastrando en cada pasada bloqueos que puedan existir en cualquier parte de nuestro cuerpo al ir pasándoles “la escoba” energética que acabamos de crear.
A medida que vamos incrementando la rapidez, notaremos que empezamos a “vibrar”, se crean unas vibraciones que no es otra cosa que nuestros cuerpos sutiles entrando en una especie de resonancia.
Dejemos que sigan esas vibraciones, pues estamos desenganchando energía atascada, bloqueada. Podemos dejar este efecto actuar unos minutos y luego poco a poco hacer que cesen y volver a nuestro estado normal.
Bloqueos y repetición.
El ejercicio que se acaba de explicar tiene buenos resultados si se hace con constancia.
Conseguir un estado vibracional que sea potente y que haga romper estructuras energéticas estancadas requiere bastante práctica.
También será común encontrar bloqueos en varios chakras (sobre todo en el tercer y cuarto) cuando estemos intentando subir y bajar energía por el cuerpo. Para romper estos bloqueos, hay que “empujar” con voluntad la energía hacia abajo y hacia arriba, para que pueda atravesar el chakra y desbloquearlo. En los primeros intentos a veces la energía “da un salto” o “se va por los lados” al llegar al tercer chakra, así que hay que “obligarla” a pasar por el medio para romper y desbloquear lo que estuviera ahí atascado.
La sensación después de hacer 5-10 estados vibracionales al día es que parece que tus energías fluyen mucho mejor por todo tu sistema, lo cual repercute enormemente en la potencia y calidad de la energía que emitimos al exterior.
Ducha magnética.
Otro ejercicio para mantener limpio nuestros cuerpos energéticos
El agua es el limpiador universal por excelencia, todo lo que se usa para limpiar en este planeta tiene al agua como base.
La ducha que nos metemos cada día es el ritual de limpieza físico y corporal que todos llevamos a cabo, pero lo que quizás no conocíais, es que también actúa como limpiador “energético”.
El hecho de darnos una ducha ya hace que nuestras energías, a un cierto nivel, se “limpien”, pero si además lo hacemos con una pequeña dosis extra de energía consciente, tenemos lo que llamamos una “ducha magnética”
El objetivo no es otro que eliminar, con nuestra propia energía, y gracias al efecto “arrastrador” del agua de la ducha, esos pequeños bloqueos y energías estancadas que podamos tener en nuestra aura.
Para ello lo que haremos será simplemente “exteriorizar” energía.
Es decir, cuando nos estemos duchando podemos tranquilamente cerrar los ojos, y “sacar” nuestra energía como si estuviéramos llenando un balón, a todo alrededor nuestro.
Exteriorizar energía no es otra cosa que “ordenarle” mentalmente a nuestro cuerpo que emita “hacia fuera” su fuerza, que la proyecte. Nos rodeamos mentalmente de esa energía y nos recubrimos de ella. Estamos sacando energía que al entrar en contacto con el agua, y ser arrastrada, ayudará a eliminar residuos estancados y pegados a nosotros.
El efecto de la ducha magnética, cuando la hacemos por unos minutos conscientemente, no provoca solo la relajación del cuerpo físico, sino de todos los cuerpos del aura, por lo que nos ayudará a sentirnos bien a muchos niveles, habiéndonos desprendido de todo tipo de residuos que hayamos acumulado durante el día y que nos están impidiendo que nos encontremos armonizados completamente.
Abrir y limpiar chakras- Visualización
Para trabajar los chakras por nuestra cuenta, también podemos usar técnicas de visualización como la que se explica a continuación.
Sentados cómodamente, vamos a relajarnos y visualizar que nos entra un haz de luz por nuestro séptimo Chakra, que baja directamente por nuestra espina dorsal hacia el primer chacra, el chacra base.
Mentalmente vamos a imaginar cómo esta luz envuelve ese chakra, visualizando el remolino o la bola que es ese vórtice energético y ordenamos mentalmente a la energía que lo haga girar, lo limpie, lo desbloquee, lo sane. En la visualización podemos empezar a notar como ese chakra suelta energías estancadas, o se va limpiando.
Tras pasar unos minutos en ese chakra, movemos mentalmente la energía al siguiente.
Estamos ahora en el segundo chakra, y repetimos el proceso.
Lo recubrimos de luz, de energía pura, lo limpiamos, lo desbloqueamos, lo hacemos girar.
La energía obedece a nuestras órdenes mentales, así que le indicamos que sane el chakra en su totalidad.
Tras unos minutos, vamos a visualizar como conectamos el primer y el segundo chakra con un canal limpio por el cual esta energía fluye libremente y sin obstáculos.
A continuación subimos al tercer chakra, y repetimos el proceso.
Una vez desbloqueado, mentalmente conectamos este tercer chakra al canal que tenemos entre el primero y el segundo, notando como ahora fluye perfectamente la energía entre nuestros tres primeros chakras.
Y así sucesivamente, vamos envolviendo energéticamente cada chakra, los vamos limpiando, desbloqueando, y conectándolos entre sí.
Este ejercicio con constancia y práctica nos ayuda a mantener todos los chakras en buen estado para que transmuten correctamente el máximo de energía posible hacia los cuerpos sutiles.
Otras formas de limpiar chakras y cuerpos sutiles
Puesto que a nosotros nos interesa mantener limpios al 100% nuestros Chakras y nuestros cuerpos sutiles (y todo nuestro sistema energético en general) hemos de tener una o varias técnicas para ello que podamos usar regularmente.
Existen decenas de herramientas, desde la gemoterapia y el uso de piedras, sesiones de sanación energética, Reiki, terapias basadas en el sonido, etc. Cada uno tendrá sus preferencias, y sus combinaciones, lo importante es usarlas de forma constante para mantener los “emisores” de la energía que vamos a manifestar en pleno funcionamiento.
Cancelando los efectos negativos
Otra cosa que podemos hacer es aprender a detectar nuestros pensamientos “negativos” y aprender a cancelarlos inmediatamente.
¿Cómo hacemos para cancelar energías que ya hemos proyectado sin darnos cuenta? Pues emitiendo mentalmente una orden de sentido contrario.
Es decir, si nuestros pensamientos son ondas mentales, que tienen una frecuencia, amplitud y potencia determinada, cuando generamos una onda de sentido contrario ambas se cancelan.
Podemos hacer dos cosas, lo primero, emitir un pensamiento contrario a lo que nos hemos dado cuenta que estamos emitiendo.
Si no hacemos más que pensar en que tenemos un problema que no se va a solucionar, vamos a pensar en que se va a solucionar.

Esto no va a arreglar nada, simplemente va a cancelar las energías que manifiesten obstáculos a la solución de nuestro problema, que es lo que estamos emitiendo en primer lugar, de forma que al menos, aunque sigamos teniendo el problema, no estamos echando más leña al fuego atrayendo situaciones que confirmen que no podemos quitárnoslo de encima.
También podemos usar una frase o afirmación genérica, que podamos proyectar hacia el exterior en cualquier momento, y que viene a ser algo así como:
“Creo la intención de cancelar cualquier manifestación de todo tipo de forma de pensamiento negativa o emoción negativa que haya podido proyectar, bloqueando su aparición en cualquier forma en mi realidad”.
Ejercicio:
Trabajar durante unos días las diferentes técnicas vistas para limpiar nuestro sistema energético, empezar a transmutar de forma genérica estas ondas “globales” para conseguir manifestar estos conceptos de forma automática