martes, 28 de febrero de 2017

Los 6 budas sonrientes


1.-Felicidad. Sentado con una bola en la mano derecha.
Esta representación de Maitreya sentado y relajado, sonriente y sosteniendo una esfera o un sombrero de emperador con una de sus manos,  ayuda canalizar los esfuerzos hacia el crecimiento personal en diferentes ámbitos de la vida.
Transmite energía de autoconfianza para superar con alegría y serenidad los obstáculos.
2. Salud. Con sombrero.                     
 Este Buda sostiene un Wu Lu o calabaza y una bolsa fuertemente ceñida con su mano izquierda.
En esta bolsa recoge malas energías para aliviar cualquier enfermedad que se padezca.
Wu Lu era usada para confeccionar un recipiente hueco donde antiguamente los sanadores taoístas llevaban sus medicinas, o incluso agua y otras sustancias que ayudaban a mantener el cuerpo de los viajeros en sus largas caminatas.
Este Buda activa la salud física y espiritual.
3. Fortuna-Dinero. Cesto con bola en sus manos, alzadas sobre la cabeza.
En esta versión, Budai sostiene con ambas manos un lingote de oro, en actitud de recibir pero también de dar.
Lo que marca una apertura generosa hacia la energía del dinero.
Ayuda a activar la riqueza y a tener sabiduría para las finanzas.
4. Suerte. Con una bola en su mano izquierda alzada y cuenco con bola en su mano derecha.
Con una perla de oro en cada una de sus manos, alzadas sobre la cabeza, esta imagen irradia la sensación de victoria y vitalidad.
Activa la fuerza de voluntad y el deseo de auto superación.
Es ideal para estudiantes, personas que ansían destacarse en sus profesiones.
5. Esperanza. Con una bolsa en la espalda y un abanico en su mano.
El poder que tienen las enseñanzas de Buda para proteger al creyente de las emociones negativas; la sonrisa es compasiva, recuerda que hay que esforzarse por crear paz y compasión en uno mismo.
6. Viaje. Con una bolsa en la espalda y calabaza-agua en su mano. 
La sonrisa de Buda es el símbolo máximo de la alegría y la felicidad, además, la bolsa que tiene en su mano se supone contiene ilimitadas cantidades de oro y otras sorpresas.
El Buda Feliz también es conocido como Buda de la Felicidad. 
La leyenda dice que nada haría a éste Buda más feliz que ver que los problemas de las personas se transforman en felicidad.
Se recomienda ponerlos dentro de casa, debido a que se cree que la imagen del Buda Feliz atrae prosperidad y abundancia de bienes y de riqueza ilimitados. 
Los Seis Budas Felices son las diferentes representaciones del Maitreiya Buda.
Ellos simbolizan felicidad y son usados ampliamente para atraer más dicha. Su importancia está en el número seis que significa: ¿Todo en vida fluye fácilmente?
Este número multiplica el simbolismo de cada Buda feliz que representa felicidad y la buena fortuna.
El Buda Feliz irradia alegría y abundancia con su aspecto alegre y su gran barriga, simbolizando la felicidad y la riqueza.
Se recomienda colocarlo en algún lugar importante de la casa como la sala para atraer suerte en general para la casa.
Acariciar su barriga al menos una vez al día trae buena suerte y ver su cara alegre induce a la sonrisa, aumentando nuestro nivel de energía.
Colocado en el lugar de trabajo emana la sensación de bienestar y transmite buenas vibraciones, creando un ambiente de felicidad y riqueza.Usado cerca de la caja registradora, “protege” el dinero y lo atrae.
En la entrada del negocio hace que los clientes se sientan atraídos por su sonrisa amable y su felicidad.
En oficinas, colóquelo en un lugar alto para que su sabiduría otorgue pensamientos equilibrados y, sobre todo, le ayude a distinguir de las buenas y malas compañías.
El Buda de la Abundancia es una figura muy popular dentro de los bazares Feng Shui y también es muy utilizado en la puerta de los restaurantes orientales.
Existe una anécdota entre los dueños de estos lugares que dicen que cuando cliente come más de lo normal el espíritu de este simpático buda se apropio de su cuerpo. 
Su nombre es Ho Tei o Bu Dai. Significa amistoso, amoroso.
El término Bu Dai se asemeja al de Buda, por ello se le conoce en occidente como Buda. 
Sudharta Gautama, el Buda, era delgado, atlético y se mantenía en óptimo estado físico, mental y espiritual.
No debe confundírsele con el Buda sonriente. 
Bu Dai, fue un monje budista de la época de la dinastía Liang.
Históricamente no existe confirmación del personaje en lo referente a la época exacta de su vida, pero si de sus obras.
Era muy sonriente, bondadoso, amoroso, de un carácter y carisma sin par.
Se le identifica cargando un fardo o bolso de tela conteniendo artículos valiosos, comida, dulces para los niños, cuyo contenido nunca se acaba.
En su mano tiene un abanico mágico llamado oogi que cumple los deseos.
El abanico tiene su origen en las disposiciones del emperador que concedía las peticiones del pueblo utilizando el abanico. 
En otras representaciones del feng shui está sobre monedas de oro y con formas muy redondeadas, ya que lo esférico o redondeado es como el chi o energía de la prosperidad circula por los ambientes en donde se coloquen. 
Adicional mente, la gran barriga simboliza la felicidad, suerte y plenitud.
Es considerado uno de los dioses de la suerte en varios países de Asia.
En oriente se mantiene la creencia que una persona con barriga grande es símbolo de estatus social bueno. 
Las orejas largas simbolizan sabiduría y que escucha todos los pedidos que a él se le realizan. 
Lo más importante es que se crea o no, la mente tiene este buda, como algo positivo, como enviando afirmaciones de éxito y prosperidad. 
Los budas vienen en diferentes posiciones y con diversos atributos: un lingote de oro (dinero), una sombrilla (protección), un calabazo (abundancia), un loto (pureza), un abanico (tranquilidad).
Se pueden tener tantos budas como propósitos se quiera cumplir.
Buda sentado: suerte
Buda manos arriba: felicidad
Buda con saco: dinero
Buda con lingote: riqueza

Buda con niños: abundancia