domingo, 15 de enero de 2017

Los Mudras el arte de usar las manos

Mudra significa gesto.


Los Mudras son los gestos corporales que se utilizan especialmente en el Hatha-Yoga, pero que también son utilizados en otros tipos de meditación.
Estos gestos son muy importantes porque nos permiten canalizar adecuadamente la energía a través de nuestro cuerpo, así como facilitar la consecución de numerosos objetivos como la elevación espiritual, la sanación física y la sanación emocional.
Su origen no está muy claro, aunque en el mundo occidental los conocemos gracias al mundo oriental que nos los trae como consecuencia de la introducción de sus doctrinas e ideologías.
Hay Mudras muy completos que implican a todo el cuerpo, pero también hay Mudras muy sencillos e igualmente poderosos que sólo requieren de nuestras manos para alcanzar nuestros objetivos.
Para practicar estos Mudras, no es necesaria una gran habilidad, sino bastante práctica, especialmente con aquellos que son muy complicados. Los dedos se van uniendo entre sí de maneras muy diversas y con presiones muy diversas, donde a veces sólo es necesario un leve roce y otras se necesita una gran presión.
¿CÓMO SE PRACTICAN LOS MUDRAS?
La práctica de los Mudras es muy sencilla. La presión que ha de hacerse es siempre muy suave.
Hemos de procurar mantenernos relajados mientras practicamos los Mudras.
Si te cansas en la postura del mudra, deja caer los brazos, deshaz brevemente el mudra y vuelve a adoptar la postura al cabo de un ratito.  Puedes practicarlo de pie, sentado, tumbado o caminando.
Para dolencias agudas, será necesario mantener el mudra hasta la desaparición de los síntomas.
En caso de dolencias crónicas, practicaremos el mudra correspondiente 3 veces al día: por la mañana, por la tarde y por la noche.
Comenzaremos con una duración de 3 a 5 minutos, aunque todo dependerá de tu propia intuición. Piensa que para que tenga efecto tendremos que hacerlo con una regularidad diaria, en los periodos y en la duración.
Respecto al tiempo en el que el mudra surgirá efecto, es muy variable. Manteniendo una constancia podemos tardar desde semanas hasta meses.
Cuando se trata de sanar el plano emocional-mental, suelen durar entre 21 y 42 días, realizándolos de una forma constante.
Si tus dolencias son provocadas por los bloqueos que produce el estrés, los Mudras serán tus mejores aliados, pero recuerda que es necesario cambiar los hábitos de pensamiento y de actuación en tu vida.
Si estás con tratamiento alopático (medicina convencional), no abandones el tratamiento tan sólo añade los Mudras como complemento al proceso curativo.
Es importante tener en cuenta en el caso de utilizarlos para la sanación física, que no hacen milagros, sino que su cometido es apoyar al tratamiento que estemos utilizando para sanar, haciendo que sea más eficaz y que la enfermedad sane con mayor prontitud.
En las manos, al igual que en los pies, están reflejados todos nuestros puntos corporales y por ello las diferentes posiciones ayudan a desbloquear aquellos que estén discordantes:
1.  Dedo pulgar: representa al elemento fuego y su cometido energético es equilibrar las energías del cuerpo, nutriendo cuando debe alimentarse y destruyendo cuando debe eliminarse. Además en él reside nuestra conciencia divina.
2. Dedo índice: representa al elemento aire y su cometido es proveernos de la capacidad de crear y de pensar. Este dedo nos trae las inspiraciones divinas. En él radican nuestros diferentes estados de ánimo. Tiene asignado el cuarto chakra.
3. Dedo medio: representa al elemento éter y su cometido es proveernos de la energía necesaria para actuar y vivir en armonía con el mundo espiritual que tienes a tu alcance. Tiene asignado el quinto chakra.
4. Dedo anular: representa al elemento tierra y su cometido es proveernos de la fuerza necesaria para defendernos y luchar por lo que es nuestro, así como del equilibrio interior para afrontar cualquier situación.
Tiene asignado el primer chakra.
5. Dedo meñique: representa al elemento agua y su cometido es proveernos de la posibilidad de interactuar con otros seres humanos en la sociedad.
Es el que nos permite relacionarnos correctamente.
Se encarga de trabajar nuestras emociones. Tiene asignado el segundo chakra.
Hay varios tipos de Mudras, todos practicados con diferentes técnicas de contornear los dedos de las manos con el fin de obtener sus máximos beneficios.
Los Mudras más comúnmente practicadas y sus beneficios:
1.- Gyan Mudra

También conocido como el Om Mudra, se logra mediante la unión de las puntas del dedo pulgar y el dedo índice para hacer una forma de “O”.
Se utiliza junto con la meditación.  
Es perfecto cuando lo haces por la mañana temprano con una mente fresca. Gyan mudra es muy útil en el logro de la tranquilidad y paz interior.
Terapéuticamente, se ha demostrado que es de gran valor para el tratamiento de trastornos psicológicos, ya que promueve una sensación de felicidad, además de afinar la memoria y agudizar su capacidad cerebral.
Tiene también la capacidad para curar el insomnio.
Practique este Mudra regularmente para curarse a sí mismo de los trastornos mentales y psicológicos como la ira, el estrés, la ansiedad o incluso depresión.
2.- Prana Mudra o Mudra de la Vida 
Activa la energía del cuerpo.
Restaura los ojos cansados y reduce el cansancio general. 
Ayuda a combatir la mayoría de las enfermedades.
Coloque la punta del pulgar junto a la punta del dedo anular y dedo meñique, manteniendo los dos dedos medios rectos.
Este mudra se recomienda hacerlo acompañado de la posición de loto o medio loto. 
No hay un tiempo específico para realizar este mudra. En cualquier momento del día será adecuado.
3.- Apaan Mudra
Junte la punta del dedo pulgar con la punta de los dedos anular y medio, manteniendo los 2 dedos restantes en posición recta.
Este Mudra limpia el cuerpo eliminando todos los residuos producidos por él. 
Es particularmente útil para las personas que sufren de problemas relacionados con la micción y el estreñimiento.
4.- Prithvi Mudra
Es el Mudra más fácil, se hace uniendo las puntas de los dedos anular y pulgar, manteniendo los demás dedos rectos.
Siéntese en posición de loto o semi loto manteniendo las palmas de las manos sobre las rodillas con los codos rectos. 
Realice este Mudra cuando se sienta estresado y agotado.
Si realiza este Mudra acompañado de padmasana o flor de loto le levantará el ánimo rápidamente. 
Prithvi Mudra promueve sentimientos de felicidad y ayuda a dar energía a todo el cuerpo.
Es preferible que realice este mudra en la mañana. Sin embargo, puede hacerlo en cualquier momento del día y por el tiempo que desee.
5.- Rudra Mudra

Ayuda a elevar la presión sanguínea baja y limpiar las venas bloqueadas. Mejora la circulación, la vista, la concentración y la respiración. Siéntese cómodamente con la espalda recta, la barbilla y el pecho en alto. Inhala y exhala por la nariz. Con las dos manos, unir las puntas del pulgar, el índice y el anular, mientras los demás dedos permanecen extendidos y relajados.
6.- Shankh Mudra

El Shankh Mudra trabaja los problemas de garganta y nos ayuda a estimular la capacidad de comunicación, tanto a la hora de hablar como de escuchar.

Envuelva los dedos de la mano derecha alrededor del pulgar izquierdo. Enseguida toca el pulgar derecho la punta del dedo índice izquierdo.
Estos son sólo algunos de los cientos de Mudras conocidos para ayudar a equilibrar el cuerpo (canalizando correctamente la energía a través de él). 
Los Mudras no sólo son conocidos para ayudar con los problemas del estado físico.
Hay muchos Mudras que se utilizan para potenciar las capacidades psíquicas y profundizar las prácticas espirituales.
7.-Vayu Mudra es conocido como el Mudra de los vientos. Ayuda a calmar cualquier dolencia provocada por uno de ellos: meteorismo, temblores, ciática
Este Mudra se realiza con ambas manos.  
Dobla el índice de manera que la punta del dedo toque la base del pulgar y presiónala suavemente con el pulgar, mientras los otros dedos se mantienen relajados y extendidos.
En el caso de molestias crónicas es recomendable practicarlo tres veces al día durante 15 minutos; de no ser así, hasta que se produzca el efecto deseado.

Esta posición impide el «viento», es decir, las flatulencias y la sensación de saciedad en todo el cuerpo.