sábado, 12 de marzo de 2016

Luchemos por la gente: Aprende a ver lo invisible. Y te convertirás en in...

Luchemos por la gente: Aprende a ver lo invisible. Y te convertirás en in...: COMO LOGRAR EL ÉXITO. El éxito, no es más que la consecución de los objetivos y metas propuestas por una persona en determinado insta...

viernes, 11 de marzo de 2016

Ayudar a ser sí mismo - El águila y la gallina

Erase una vez un granjero que, mientras caminaba por el bosque, encontró un aguilucho malherido.
Se lo llevó a su casa, lo curó y lo puso en su corral, donde pronto aprendió a comer la misma comida que los pollos y a comportarse como estos.
Un día, un naturalista que pasaba por allí le preguntó al granjero:- ¿Por qué este águila, el rey de todas las aves y pájaros, permanece encerrado en el corral con los pollos?
El granjero contestó:- Me lo encontré malherido en el bosque, y como le he dado la misma comida que a los pollos y le he enseñado a ser como un pollo, no ha aprendido a volar. Se comporta como los pollos y, por tanto, ya no es un águila.
El naturalista dijo: El tuyo me parece un gesto muy hermoso, haberle recogido y curado. Además, le has dado la oportunidad de sobrevivir, le has proporcionado la compañía y el calor de los pollos de tu corral.
Sin embargo, tiene corazón de águila y con toda seguridad, se le puede enseñar a volar. ¿Qué te parece si le ponemos en situación de hacerlo?
Ø  No entiendo lo que me dices. Si hubiera querido volar, lo hubiese hecho. Yo no se lo he impedido.
Es verdad, tú no se lo has impedido, pero como tú muy bien decías antes, como le enseñaste a comportarse como los pollos, por eso no vuela. ¿Y si le enseñáramos a volar como las águilas?
Ø  ¿Por qué insistes tanto? Mira, se comporta como los pollos y ya no es un águila. ¡Qué le vamos a hacer! Hay cosas que no se pueden cambiar.
Es verdad que en estos últimos meses se está comportando como los pollos.
Pero tengo la impresión de que te fijas demasiado en sus dificultades para volar.
¿Qué te parece si nos fijamos ahora en su corazón de águila y en sus posibilidades de volar?
Ø  Tengo mis dudas, porque ¿qué es lo que cambia si en lugar de pensar en las dificultades, pensamos en las posibilidades?
- Me parece una buena pregunta la que me haces. Si pensamos en las dificultades, es más probable que nos conformemos con su comportamiento actual. Pero ¿no crees que si pensamos en las posibilidades de volar esto nos invita a darle oportunidades y a probar si esas posibilidades se hacen efectivas?
Ø  Es posible.
- ¿Qué te parece si probamos?
Ø  Probemos.
Animado, el naturalista al día siguiente sacó al aguilucho del corral, lo cogió suavemente en brazos y lo llevó hasta una loma cercana. Le dijo: "Tú perteneces al cielo, no a la tierra. Abre tus alas y vuela. Puedes hacerlo".
Estas palabras persuasivas no convencieron al aguilucho. Estaba confuso y al ver desde la loma a los pollos comiendo, se fue dando saltos a reunirse con ellos. Creyó que había perdido su capacidad de volar y tuvo miedo.
Sin desanimarse, al día siguiente, el naturalista llevó al aguilucho al tejado de la granja y le animó diciendo: "Eres un águila. Abre tus alas y vuela. Puedes hacerlo".
El aguilucho tuvo miedo de nuevo de sí mismo y de todo lo que le rodeaba. Nunca lo había contemplado desde aquella altura. Temblando, miró al naturalista y saltó una vez más hacia el corral.
Muy temprano, al día siguiente, el naturalista llevó al aguilucho al tejado de la granja y le animó diciendo: "Eres un águila, abre las alas y vuela".
El aguilucho miró fijamente los ojos del naturalista. Este, impresionado por aquella mirada, le dijo en voz baja y suavemente: "No me sorprende que tengas miedo. Es normal que lo tengas. Pero ya verás como vale la pena intentarlo. Podrás recorrer distancias enormes, jugar con el viento y conocer otros corazones de águila. Además estos días pasados, cuando saltabas pudiste comprobar qué fuerza tienen tus alas".
El aguilucho miró alrededor, abajo hacia el corral, y arriba, hacia el cielo. Entonces el naturalista lo levantó hacia el sol y lo acarició suavemente. El aguilucho abrió lentamente las alas y finalmente, con un grito triunfante, voló alejándose en el cielo.
Había recuperado, por fin, sus posibilidades.
Dentro de nosotros podemos encontrar un poco de águila y un poco de gallina. Tanto cuando ayudamos como cuando nos dejamos ayudar.
Podemos adoptar actitudes semejantes a las del la misma águila que se resiste a explotar sus recursos.
El águila representa la misma vida humana en su creatividad, en su capacidad de romper barreras, en sus sueños, en su luz. Representa la persona con toda sus potencialidades, pero susceptible de acomodarse en la dependencia y comodidad del corral.
Aceptar la condición de águila supone responsabilizarse de la propia historia, participar activamente en el destino personal y comunitario, apostar por lo inédito viable, defender la propia identidad, arriesgarse a lo desconocido, aunque produzca vértigo, apasionarse por construirse y participar activamente en la sinfonía de fuerzas y contrariedades individuales y colectivas.
No aceptar la condición de águila significa desarrollarse sólo como gallina, sin sacar el jugo a los propios recursos, instalándose en la dependencia, enterrando en el sótano de la historia la riqueza personal y grupal, renunciando a la propia identidad, conformándose con la mediocridad y la comodidad de quien no vive o no le dejan vivir como protagonista en el escenario de la propia vida.

REFLEXIÓN. El único límite a nuestros logros de mañana está en nuestras dudas de hoy

domingo, 6 de marzo de 2016

Cómo actúa el Reiki contra la depresión


La tristeza y la melancolía son dos sentimientos presentes en algún momento de la vida de todas las personas, al igual que la alegría y el placer.
Los dos primeros no son en sí patológicos, pero en algunas ocasiones pueden llegar a serlo para ciertas personas.
Cuando el estado de ánimo de un individuo en un determinado momento de su vida sufre sentimientos severos y prolongados de tristeza o síntomas relacionados que afectan a su capacidad para relacionarse con otros, trabajar o afrontar el día, la tristeza se convierte en una enfermedad, que se conoce como depresión.     
La depresión se puede describir como el hecho de sentirse triste, melancólico, infeliz, abatido o derrumbado.
En el caso de las personas que sufren de depresión, las mismas tienen una disminución de los niveles de energía.
Está íntimamente relacionada con la autoestima baja, y puede ser su causa o su consecuencia. La persona pierde todo deseo de iniciar de la acción.
Síntomas que pueden avisarnos de una depresión:
Una sensación de vacío y profunda tristeza
Pesimismo, desesperanza
Fuerte sentimiento de culpa
Sentirse sin valor como persona
Dificultad para tomar decisiones
Dificultad para concentrarse
Olvidar cosas importantes
Falta de interés en actividades y diversiones
Nuevas fricciones con personas
Un vivir desgastado, sin energías
Funcionar a ritmo lento, “a cámara lenta”
Dificultad al dormir
Cambio del apetito
Dolores de cabeza
Dolores por el cuerpo
Nerviosismo

Irritabilidad y aislamiento
Abuso de drogas y/o alcohol
Hablar de la muerte y/o el suicidio.
Reiki es un excelente complemento (no reemplaza a ningún tratamiento psiquiátrico ni psicológico), sino que le brinda un gran aporte en la modificación de síntomas y la sanación del Alma, es decir, de la raíz del problema.
Del mismo modo que todos los tratamientos de Reiki, se puede dar en forma presencial o a distancia, resultando igualmente efectiva de ambas formas, ya que Reiki es Energía Universal y como tal, está mucho más allá del tiempo y el espacio.
Reiki puede manejar esta patología, logrando un aumento de la energía del paciente.  
Reiki le devuelve las ganas de vivir y le da herramientas para poder afrontar de una manera adecuada todas aquellas dificultades que se le presenten.
Se logra un equilibrio dinámico entre todas las fuerzas que nos rodean y sin darnos cuenta nos brinda la solución a nuestros problemas.
Reiki es una manera de aumentar las energías, tanto de la esfera mental como física.
Corto Plazo   Efecto paliativo           
Alivia los síntomas de la depresión, el cansancio, el estrés, la falta de ganas de vivir etc.
Además, sube los niveles energéticos del paciente.
Este efecto se suele notar a partir de la primera sesión.
Una persona deprimida se siente cansada, baja en energías, sin ganas de afrontar el mundo. Reiki canaliza la energía que nos rodea hacia el paciente, aumentando su fuerza personal y sus ganas de vivir y seguir luchando.
Al mismo tiempo nos equilibra, permitiéndonos visualizar nuestros problemas en un marco más realista.
Mediano  Plazo.   Eliminación de la enfermedad
Trabaja sobre la enfermedad en sí, mediante varias sesiones que pueden variar desde 4 sesiones hasta varios meses, dependiendo de la gravedad de la depresión.
Largo Plazo. Sanación de la causa
Consideramos que las enfermedades tienen un origen emocional o de desequilibrio del ser.
Reiki empieza a trabajar con la causa del problema y no solo los síntomas.
Aún cuando la causa parece estar fuera de nuestro control (un problema laboral, por ejemplo).
Reiki nos ayuda a cambiar nuestra actitud hacia esa causa.
La experiencia demuestra que para una solución definitiva se debe investigar el origen de dicha enfermedad para evitar que vuelva a ocurrir.
depresión baja las defensas energéticas de la persona y el Reiki es un potenciador eficaz para atender la emergencia y sacar a la persona del cuadro depresivo, porque ayuda a la persona a cambiar la actitud ante los problemas, lo conduce a mirar las cosas con otros ojos.
Esta es una mejoría importante porque la sensación de cansancio, debilidad, desgano de vivir, falta de fuerzas son eliminadas y la persona sale de la nube negra a través de la cual percibe su mundo hacia un escenario más real.


miércoles, 2 de marzo de 2016

TERAPIAS FLORALES. La curación emana de nuestro interior igual que la enfermedad.

Que son los “Remedios florales” son una rama de la Medicina Natural, que tiene como producto de origen un sinfín de flores, provenientes de plantas cultivadas, silvestres, flores de arbustos y flores de árboles.
Para que sirven?
Devolver a uno mismo la armonía y  el equilibrio con el propósito de sanarse a nivel emocional.


Qué podemos conseguir utilizando las Terapias Florales?:
Anular la sensibilidad a influencias y opiniones ajenas.
Superar el temor, la incertidumbre y el desaliento.
Desarrollar un Amor positivo y natural hacia uno mismo.
Recuperar el interés por el presente.
La Terapia Floral es una herramienta terapéutica creada en 1930 por el Dr. Edward Bach.
Su finalidad consiste en ayudar a las personas a descubrir las causas reales que originan su enfermedad y procurar, mediante el uso de remedios florales, su alivio y cura.
Para el Dr. Bach los síntomas no son algo negativo que hay que suprimir, sino señales que hay que comprender.
El Dr. Bach partía de la base que para entender la enfermedad, sus fines, su naturaleza y su curación debemos comprender, en parte, la razón de nuestro ser.
Es esencial darse cuenta que el hombre tiene dos aspectos: uno espiritual y uno físico, el alma y la personalidad.
El alma es lo permanente, lo inmortal, la energía esencial, lo trascendente.
La personalidad es lo transitorio, lo mortal, el accidente, lo inmanente.
El cuerpo físico solo, si no está en comunión con lo espiritual es una cáscara vacía.
Lo que importa es que sea cual fuera nuestra condición, vivamos en armonía con los dictados de nuestra alma.
Para Bach, la enfermedad no es una crueldad ni un castigo, sino y únicamente un aviso: es un instrumento del que se sirve nuestra propia alma, para mostrarnos nuestros propios errores, prevenirnos de otros e impedirnos cometer más daños para devolvernos al camino de la verdad y de la luz, del que nunca deberíamos apartarnos.
Así, la enfermedad es considerada como una oportunidad que la vida ofrece al hombre para corregir aspectos que de otro modo no hubieran podido salir a la luz de la conciencia, ya que, nada puede sanarse en ausencia.
De este modo, la Terapia Floral, además de ser un eficaz instrumento que colabora en la cura, contribuye al desarrollo del proceso de crecimiento y evolución de la persona.
El mecanismo de acción curativa de las esencias florales está vinculado, por una parte, con el mundo de las emociones y, por otra con las vías por donde estos afectos se manifiestan (síntomas, sueños, vínculos) de manera que, por intermedio de estas expresiones el terapeuta es capaz de comprender las raíces dinámicas de un padecer.
Por otra parte, la Terapia Floral plantea que no es posible concebir la existencia aislada de padecimientos orgánicos o psíquicos, sino comprender que la persona enferma como totalidad y que, por lo tanto, siempre hay en todo padecimiento físico un momento psíquico y viceversa, o que, mente y cuerpo son solo conceptos para hablar de un mismo existente.
Esto implica no sólo reconocer que cuerpo y psiquis están íntimamente entrelazados en la naturaleza humana, sino, también, de que las emociones de una persona no pueden transmutarse sin producir cambios en su organismo, así como transformando el cuerpo se modifican los afectos, ya que no es el alma la que se entristece, ni el cuerpo que se encoleriza, sino la persona toda la que se expresa
Sin duda, la terapia floral es una de las terapias complementarias más conocidas y utilizadas en todo el mundo.
A través del uso de esencias se busca lograr el equilibrio emocional que un paciente necesita y disminuir emociones como el miedo, la angustia o la ira.
Con las Esencias Florales de Bach y de las "Nuevas Generaciones", tenemos la posibilidad de equilibrar las emociones que alteran al organismo de la persona, a fin que pueda afrontar, prevenir o resolver de alguna forma el problema.
La terapia floral es muy recomendable ocuparla como medicina complementaria ya que esta abarca el ámbito emocional y espiritual del ser humano.
Dentro de las técnicas terapéuticas alternativas y no convencionales, las terapias florales han sido sin duda, la propuesta más aceptada tanto por los profesionales como por la gente.
El desarrollo de la medicina floral, y en especial el Sistema de Bach, ha sido de gran importancia como herramienta clínica dentro del proceso de la psicoterapia, no sólo por sus efectos terapéuticos, sino porque han brindado a la comunidad científica una nueva visión acerca del ser humano, de la salud y la enfermedad.
La razón principal del fracaso de la ciencia moderna reside en que trata los síntomas y no las causas.
No luchen contra sus preocupaciones.
No vayan en contra de sus errores y debilidades; es mucho mejor que los olviden por completo y se concentren en el desarrollo de las virtudes latentes que están en ustedes, así, abrirán los canales para que las vibraciones espirituales de su alma los inunden y de esta forma la alegría, la salud y la paz vuelvan a brillar en sus vidas". Dr. Edward Bach (1886-1936) Médico, homeópata y herbolario galés. Fundador de la Terapia Floral que lleva su nombre.

Fuente: http://www.caminosalser.com