martes, 28 de febrero de 2017

Elefante protector de nuestra vivienda



Los elefantes atraen la buena suerte, larga vida, sabiduría, alejan la envidia y atraen la abundancia.
Es uno de los animales preciosos pues se le considera portador de la joya que cumple los deseos y posee la energía suficiente para sostener el mundo.
Es símbolo de la fuerza, la prudencia, la energía y el buen juicio, o sea, las cualidades de un líder sensato y honrado.
Es uno de los cuatro animales que representa el poder, trae la buena fortuna asociada con el jefe de la familia.
Su presencia en el hogar significa el logro de todas las aspiraciones.
Un par de elefantes colocados a la derecha o a la izquierda de la entrada principal, propicia la llegada de la buena fortuna.
Nos enseñan a ser resistentes ante la adversidad y a tener paciencia y resistencia.
Para los Hindúes, simboliza “EL QUE ABRE LOS CAMINOS” y significa “DESTRUCTOR DE OBSTÁCULOS”.
Los elefantes son portadores de la buena suerte y según la tradición se rocían con oro en polvo disuelto en agua, plata y nueve tipos de piedras preciosas o semipreciosas.
El elefante es respetado por su longevidad, memoria, por su fuerza y aguante.
Por su piel tan gruesa, todo se le resbala, algo dicen: los que los humanos deberíamos aprender.
EL ELEFANTE BLANCO:
Los elefantes blancos son considerados en todos los países del sudeste asiático como portadores de la buena suerte, según la tradición, se rocían con oro en polvo disuelto en agua, plata y nueve tipos de piedras preciosas.
Los elefantes deben llevar la trompa para arriba para atraer la fortuna y ser colocado con la trompa hacia adentro de la casa o adonde se coloque, para atraer la buena fortuna.
LA LEYENDA DE GANSESHA, EL DIOS ELEFANTE

En el hinduismo, Ganesha o Ganesh es hijo del dios Shiva y la diosa Párvati. Dios de la sabiduría, de los caminos y de las letras.
Según la leyenda, Párvati tuvo a su hijo mientras Shiva estaba en la guerra contra los asuras (‘los que no son suras’, demonios).
Un día Párvati fue a bañarse, y le pidió a Ganesha que vigilara la puerta de la vivienda
En ese momento, Shiva volvió.
Ganesh no reconoció a su padre, ni éste a su hijo, de modo que el joven Dios le prohibió el paso.
Hubo una riña y Shiva enfurecido, decapitó a Ganesha. Cuando se dio cuenta de que había matado a su hijo, y ante el llanto de la desconsolada madre, Shiva bajó a la tierra con la promesa de darle a su hijo la cabeza del primer ser que encontrara a su paso. Resultó ser un elefante.
Ganesha es el Dios más popular de la India, es el eje y motor del universo, el removedor de obstáculos.
Patrón de las artes y ciencias y el deva (deidad benévola en el hinduismo y el budismo) del intelecto y la sabiduría.
En los viajes o bodas es la deidad presente, y en general, antes de emprender alguna empresa difícil, es costumbre encomendarse a Ganesha. Ganesha como Dios de los caminos, hará que lo que se empiece en ese momento llegue a buen puerto si antes se encomiendan a Ganesha.
Siempre nos conviene tener un elefante en nuestras casas ya que atrae buena suerte, larga vida, sabiduría y aleja envidias.
Enseña a ser resistente ante la adversidad y a tener paciencia y resistencia.
Si queremos proteger la vivienda  de vibraciones negativas, nos hacen falta  dos estatuillas idénticas de elefantes se colocan una a cada lado de la puerta de entrada al hogar.
Asegúrese de que los dos elefantes tengan la cabeza apuntando hacia la entrada, como si estuvieran observando quién va a ingresar.
El elefante es el símbolo del respaldo, es la estabilidad.
Hay elefantes con la trompa hacia arriba o con la trompa hacia abajo; a ambos se les atribuyen cualidades positivas.
La diferencia en la posición de la trompa, así como el color, tiene diferentes significados según la cultura y el país al que representen. 
En la India, el elefante que lleva la trompa hacia abajo representa la longevidad y la fertilidad.
En Tailandia, la trompa hacia abajo significa estabilidad en el hogar.
En China, la trompa se lleva hacia arriba y representa la buena suerte y la prosperidad.

En occidente, la creencia es que el elefante que atrae cosas buenas tiene la trompa hacia arriba y enrollada, y nunca deben faltar los colmillos, los cuales representan el poder.

Los 6 budas sonrientes


1.-Felicidad. Sentado con una bola en la mano derecha.
Esta representación de Maitreya sentado y relajado, sonriente y sosteniendo una esfera o un sombrero de emperador con una de sus manos,  ayuda canalizar los esfuerzos hacia el crecimiento personal en diferentes ámbitos de la vida.
Transmite energía de autoconfianza para superar con alegría y serenidad los obstáculos.
2. Salud. Con sombrero.                     
 Este Buda sostiene un Wu Lu o calabaza y una bolsa fuertemente ceñida con su mano izquierda.
En esta bolsa recoge malas energías para aliviar cualquier enfermedad que se padezca.
Wu Lu era usada para confeccionar un recipiente hueco donde antiguamente los sanadores taoístas llevaban sus medicinas, o incluso agua y otras sustancias que ayudaban a mantener el cuerpo de los viajeros en sus largas caminatas.
Este Buda activa la salud física y espiritual.
3. Fortuna-Dinero. Cesto con bola en sus manos, alzadas sobre la cabeza.
En esta versión, Budai sostiene con ambas manos un lingote de oro, en actitud de recibir pero también de dar.
Lo que marca una apertura generosa hacia la energía del dinero.
Ayuda a activar la riqueza y a tener sabiduría para las finanzas.
4. Suerte. Con una bola en su mano izquierda alzada y cuenco con bola en su mano derecha.
Con una perla de oro en cada una de sus manos, alzadas sobre la cabeza, esta imagen irradia la sensación de victoria y vitalidad.
Activa la fuerza de voluntad y el deseo de auto superación.
Es ideal para estudiantes, personas que ansían destacarse en sus profesiones.
5. Esperanza. Con una bolsa en la espalda y un abanico en su mano.
El poder que tienen las enseñanzas de Buda para proteger al creyente de las emociones negativas; la sonrisa es compasiva, recuerda que hay que esforzarse por crear paz y compasión en uno mismo.
6. Viaje. Con una bolsa en la espalda y calabaza-agua en su mano. 
La sonrisa de Buda es el símbolo máximo de la alegría y la felicidad, además, la bolsa que tiene en su mano se supone contiene ilimitadas cantidades de oro y otras sorpresas.
El Buda Feliz también es conocido como Buda de la Felicidad. 
La leyenda dice que nada haría a éste Buda más feliz que ver que los problemas de las personas se transforman en felicidad.
Se recomienda ponerlos dentro de casa, debido a que se cree que la imagen del Buda Feliz atrae prosperidad y abundancia de bienes y de riqueza ilimitados. 
Los Seis Budas Felices son las diferentes representaciones del Maitreiya Buda.
Ellos simbolizan felicidad y son usados ampliamente para atraer más dicha. Su importancia está en el número seis que significa: ¿Todo en vida fluye fácilmente?
Este número multiplica el simbolismo de cada Buda feliz que representa felicidad y la buena fortuna.
El Buda Feliz irradia alegría y abundancia con su aspecto alegre y su gran barriga, simbolizando la felicidad y la riqueza.
Se recomienda colocarlo en algún lugar importante de la casa como la sala para atraer suerte en general para la casa.
Acariciar su barriga al menos una vez al día trae buena suerte y ver su cara alegre induce a la sonrisa, aumentando nuestro nivel de energía.
Colocado en el lugar de trabajo emana la sensación de bienestar y transmite buenas vibraciones, creando un ambiente de felicidad y riqueza.Usado cerca de la caja registradora, “protege” el dinero y lo atrae.
En la entrada del negocio hace que los clientes se sientan atraídos por su sonrisa amable y su felicidad.
En oficinas, colóquelo en un lugar alto para que su sabiduría otorgue pensamientos equilibrados y, sobre todo, le ayude a distinguir de las buenas y malas compañías.
El Buda de la Abundancia es una figura muy popular dentro de los bazares Feng Shui y también es muy utilizado en la puerta de los restaurantes orientales.
Existe una anécdota entre los dueños de estos lugares que dicen que cuando cliente come más de lo normal el espíritu de este simpático buda se apropio de su cuerpo. 
Su nombre es Ho Tei o Bu Dai. Significa amistoso, amoroso.
El término Bu Dai se asemeja al de Buda, por ello se le conoce en occidente como Buda. 
Sudharta Gautama, el Buda, era delgado, atlético y se mantenía en óptimo estado físico, mental y espiritual.
No debe confundírsele con el Buda sonriente. 
Bu Dai, fue un monje budista de la época de la dinastía Liang.
Históricamente no existe confirmación del personaje en lo referente a la época exacta de su vida, pero si de sus obras.
Era muy sonriente, bondadoso, amoroso, de un carácter y carisma sin par.
Se le identifica cargando un fardo o bolso de tela conteniendo artículos valiosos, comida, dulces para los niños, cuyo contenido nunca se acaba.
En su mano tiene un abanico mágico llamado oogi que cumple los deseos.
El abanico tiene su origen en las disposiciones del emperador que concedía las peticiones del pueblo utilizando el abanico. 
En otras representaciones del feng shui está sobre monedas de oro y con formas muy redondeadas, ya que lo esférico o redondeado es como el chi o energía de la prosperidad circula por los ambientes en donde se coloquen. 
Adicional mente, la gran barriga simboliza la felicidad, suerte y plenitud.
Es considerado uno de los dioses de la suerte en varios países de Asia.
En oriente se mantiene la creencia que una persona con barriga grande es símbolo de estatus social bueno. 
Las orejas largas simbolizan sabiduría y que escucha todos los pedidos que a él se le realizan. 
Lo más importante es que se crea o no, la mente tiene este buda, como algo positivo, como enviando afirmaciones de éxito y prosperidad. 
Los budas vienen en diferentes posiciones y con diversos atributos: un lingote de oro (dinero), una sombrilla (protección), un calabazo (abundancia), un loto (pureza), un abanico (tranquilidad).
Se pueden tener tantos budas como propósitos se quiera cumplir.
Buda sentado: suerte
Buda manos arriba: felicidad
Buda con saco: dinero
Buda con lingote: riqueza

Buda con niños: abundancia

domingo, 26 de febrero de 2017

LOS CINCO PRINCIPIOS DEL REIKI


Sólo por hoy no te preocupes – KYO DAKEWA.
Este principio nos habla de transitar la vida sin poner preocupación en cada momento de la misma, sólo debemos ocuparnos, y poner la energía, el pensamiento, en síntesis la vida, en la medida justa y necesaria para lograr un objetivo.
Recordemos que donde está nuestro pensamiento está nuestra energía y donde está nuestra energía está nuestra vida.
Por eso debemos tener muy claro en que ponemos nuestro tiempo, porque la vida pasa y muchas veces nosotros ni nos enteramos, seguimos con nuestra cabeza ocupada en tonterías o cosas superficiales, mientras otros se aprovechan de esa situación y nos "vampirizan" la energía vital personal y al cabo del día llegamos a casa cansados por demás, muy agotados, exhaustos y lo que hacemos es entrar y comenzar a pelear o discutir y empeoramos las cosas.
Finalmente si logramos comprender que es mucho mejor ocuparse de las cosas reales de nuestra vida, que preocuparse de cosas que no sabemos si pasarán, dejemos librado a la mano de lo superior y concentremos nuestro esfuerzo en tomar conciencia de la realidad que transitamos, sabiendo que sólo podemos modificarnos a nosotros mismos.
Solo por hoy No te enojes – IKARUNA                         
Este principio de Reiki se refiere en general a todas las emociones negativas, como la pereza, la envidia o el rencor, pero especialmente el enfado por ser algo extremadamente venenoso.
El odio o enfado es una de las perturbaciones mentales más comunes y destructivas que nos afecta casi todos los días.
Es importante reconocer la verdadera causa de nuestra infelicidad.
Si continuamente culpamos a los demás de nuestros problemas es porque estamos dominados por los engaños.
Si de verdad disfrutáramos de paz interior y controláramos nuestra mente, no nos enfadaríamos ante las circunstancias adversas, y tampoco culparíamos a los demás ni los consideraríamos nuestros enemigos.
Este es el poder de una mente controlada.
Por lo tanto, la mejor manera de librarnos de nuestros enemigos es eliminando el odio de nuestra mente.
Si somos capaces de reconocer los malos pensamientos antes de que se conviertan en odio, nos resultará más fácil controlarlos.
De este modo, no correremos el riesgo de reprimir nuestro enfado y de que se convierta en rencor.
Controlar el enfado no es lo mismo que reprimirlo.
Esto último lo hacemos cuando ya domina nuestra mente, aunque no lo reconozcamos enfadados y controlamos nuestras acciones, pero no el odio propiamente dicho.
La rabia es una emoción que nos limita la conciencia y percepción.
Surge instintivamente cuando somos atacados, pero a veces permanece en nuestro interior de forma totalmente innecesaria.
La paz es un estado interior, y nadie tiene la culpa de nuestras emociones, de nuestra rabia, así que todo depende de cómo reaccionemos. Podemos atenuar nuestras reacciones, experimentándolas de un modo más tranquilo. 
La persona más fuerte es aquella que sabe controlarse a la hora de la ira.
No te preocupes – SHINPAI SUNA
El prefijo “pre” significa anticipar, es crear un raciocinio por medio de pensamientos deductivos, y suposiciones; o sea sufrir por anticipado. Preocupándonos, sufrimos en vano si el problema no llega a surgir; o bien sufrimos doblemente cuando surge. Preocuparse antes de tiempo es preocuparse dos veces. La preocupación es una de las peores formas de actividad mental. Es inútil, es una energía mental desperdiciada, que nos deja ansiosos durante el día y tensos por la noche.
No debemos recargar nuestros días con preocupaciones innecesarias.
La ira y la preocupación producen reacciones bioquímicas que nos consumen.
La preocupación se transforma en tristeza y ésta en veneno para nuestro cuerpo.
Nuestra salud mejora casi inmediatamente cuando nuestra preocupación concluye.
Seleccione sus pensamientos, porque su mente no es un basurero.
La preocupación surge de nuestras preguntas acerca del futuro. No crea que preocuparse por el futuro le proporcionará mejores condiciones para vivirlo, viva el hoy, para ello es muy importante desarrollar la cualidad de la mera atención. Al desarrollar esta cualidad empiezan a producirse ciertos cambios básicos en la forma en que vivimos nuestras vidas.
Nuestras consignas ahora son “sé, aquí y ahora”, vivir en el momento presente.
El problema es cómo hacerlo.
Nuestras mentes permanecen sobre todo en el pasado, pensando en cosas que ya han sucedido; o planeando el futuro, imaginando lo que va a suceder, a menudo con ansiedad o preocupación.
Reminiscencias del pasado, fantasear sobre el futuro; generalmente es muy difícil estar asentado en el momento presente.
La mera atención es esa cualidad de la consciencia que nos mantiene vivos y despiertos en el aquí y ahora, quedándonos en el momento, experimentando plenamente eso que está ocurriendo.
Preocuparse es ocuparse antes del tiempo, es sufrir con anticipación.
Es una forma de actividad mental inútil.
Creemos que si nos preocuparnos por el futuro proporcionaremos mejores condiciones para vivirlo.
Pero tenemos que seleccionar nuestros pensamientos, porque nuestra mente no es un basurero.
El ego detesta ser criticado y ser contrariado, de ahí que nos preocupemos tanto por nuestra propia imagen.
Pero para ser feliz es mucho mejor cambiar nuestras preocupaciones por ocupaciones.
Tenemos derecho a nuestra felicidad.
Solo por hoy se agradecido. KANSHA SHITE
La gratitud es la más bella flor que brota del alma.
Las palabras de agradecimiento son dulces de escuchar y difíciles de pronunciar, son como raras joyas que no estamos acostumbrados a usar, por ello, tal vez sea este el principio más difícil de seguir.
Muestra tu agradecimiento a las personas que tienes cerca y observaras cambios positivos en su vida.
Limpiamos nuestra mente y creamos una imagen de luz por medio del perdón y del agradecimiento.
Muchas personas piensan que tienen muy poco, o nada que agradecer. Consideramos obvias muchas cosas que en verdad constituyen un presente: la vida, el planeta, el sol que brilla y nos calienta, el aire que respiramos, los animales y las plantas que nos alimentan.
Hemos de ser conscientes de los incontables dones que nos ha concedido la vida.
Cuando empecemos a mostrar nuestro agradecimiento a las personas que tengamos cerca, nuestro agradecimiento a todo lo que nos brinda el Universo observaremos cambios positivos en nuestras vidas.
La gratitud nos coloca en sintonía con el principio de la abundancia.

Solo por hoy trabaja diligentemente,  con ganas y honestamente GYO WO HAGEME      

Llevar un modo de vida correcto.
Esto significa hacer un trabajo para mantenerse y ganarse la vida que no sea dañino para los demás; no trabajar en cosas que requieran matar, robar o ser deshonesto.
Hay una lista tradicional de ocupaciones inapropiadas, como negociar con armas o drogas, cazar o pescar, ya que todas ellas causan sufrimiento a otros. Un modo de vida correcto es parte importante de la integración: “caminar de un modo sagrado, a la manera de los indios americanos.
Hacer de la vida “un arte”.
Hacer cualquier cosa que hagamos de forma sagrada.
Hacer lo que hacemos con consciencia, con honestidad.
El trabajo es una fuente de riqueza y cultura; nos aleja de la necesidad, del aburrimiento y de la corrupción.
Si tenemos la oportunidad de ocupar nuestro tiempo creciendo y desarrollando nuestros talentos y nuestras actividades, debemos aprovecharla y crecer en nuestra vocación.
No dejemos de trabajar por miedo a fracasar, ni esperemos tener un trabajo mejor para empezar a hacerlo.
Todo trabajo es digno y nos ayuda a nuestro perfeccionamiento; nos convertiremos en unas personas de valor a través de lo que hacemos.
La ley del karma dice: recogeremos lo que hemos sembrado.
Si hemos sembrado un trabajo con energía honesta y productiva, recogeremos a su vez la misma energía.
Solo por hoy se amable con los demás – HITO NI SHINSETSU NI
La vida es muy sencilla. Recibimos lo que damos.
No hagas a los otros hombres lo que no quieres que ellos te hagan.
Todo esto está estrechamente relacionado con lo que podemos llamar pensamientos libres de crueldad significa pensamientos de compasión, sentir el sufrimiento de los demás y desear aliviarles.
Tenemos que desarrollar pensamientos totalmente libres de crueldad hacia cualquier ser viviente.
Debemos adoptar una actitud que nos permita armonizarnos con lo que nos rodea, para establecer la apropiada ecología de la mente, de modo que no estemos en disonancia con los demás o con la naturaleza que nos rodea.
El primer aspecto de ese modo de relacionarse con el mundo es el de habla correcta.
Habla correcta significa no decir lo que no es verdad y no usar un lenguaje calumnioso, ofensivo o duro; antes bien, decir palabras honestas que ayuden, para crear así una vibración de paz armonía.
Decir la verdad hace que nuestras relaciones sean fáciles y sin complicaciones.
La honestidad en el habla también refleja la honestidad con nosotros mismos.
Al buscar el bien de nuestros semejantes, encontramos el bien propio.
Esta es la verdad más fundamental y sin embargo es la que más ignora el ser humano. Vivir sólo para sí es destruirse, vivir por el amor de prójimo es crecer de forma divina.
Vemos que los jóvenes siguen a los grupos, los adultos a quienes les parecen semejantes, y que los viejos se quedan solos.
Sé amable y ten atenciones con los más viejos.
Piensa en su futuro, no esperes una sonrisa para mostrarte amable, tu sonrisa constituirá para el otro la certeza de que puede contar con usted en ese momento.
Una sonrisa es la manera más barata de mejorar su apariencia, porque enriquece mucho la expresión de su cara. El rostro es el espejo del alma. Conocemos a una persona por su sonrisa. Si la primera vez que nos la encontramos se ríe de forma agradable, su interior será excelente.
Todas las criaturas proceden de la misma esencia.
Si destruimos la naturaleza, nos destruiremos a nosotros mismos.
El mundo es una Unidad del hombre con la Naturaleza.
La existencia es un Todo del cual formamos parte. La unión es la verdad Máxima, y la evolución no es más que otra palabra para el movimiento en dirección de la verdad.
Saber lo que es verdadero y no hacerlo constituye la peor cobardía.
Maltratar a los animales es demostrar cobardía e ignorancia.                           
Ningún tipo de violencia es justificable, especialmente si se ejerce sobre un ser indefenso.
Propaguemos el amor hacia los animales y su protección y habremos llevado a cabo una de las misiones más bellas y nobles de nuestra vida.
Todos los seres y todas las especies del sistema son importantes.
Cuando talamos un árbol, destruimos una parte de nuestra propia vida. Una especie no puede sobrevivir sin la otra.
Por desgracia, sólo concedemos importancia a los seres que poseen dinero, estatus e influencia.
Existen pueblos, como los Kaunas de Hawai, que no cogen una flor o una hierba, que no matan ningún animal para comer o para utilizar su piel, sin pedir permiso al alma-grupo de ese ser.
Paradójicamente, a esos pueblos los calificamos de primitivos.
No podemos destruir la naturaleza sin sufrir las consecuencias de nuestros actos inconscientes.
Una vez que el último de los árboles se quede sin frutos y se haya envenenado el último de los ríos, el ser humano se dará cuenta de que el dinero no se come.
Los 5 Gokai o Principios del Reiki conforman básicamente la parte espiritual de Reiki, podríamos decir que son el Dharma del Reiki.
¿Qué es el Dharma? Es el camino, es la verdad, nos enseña el modo de vivir. ¿Cómo enseña el Dharma el modo adecuado de vivir?
El Dharma tiene que ser hallado a través del examen de tu propio corazón y mediante la observación de lo que es verdadero y de lo que no lo es, de lo que es equilibrado y de lo que no es equilibrado.
El Dharma no está lejos. Está directamente con nosotros.
El Dharma simplemente es acerca de nosotros, acerca de lo que estamos haciendo ahora mismo.
Obsérvate a ti mismo. Algunas veces hay felicidad, otras veces sufrimiento, en ocasiones bienestar, a veces dolor. Éste es el Dharma. ¿Lo ves?
Para conocer el Dharma, tienes que leer ser interior.
El Maestro Usui estableció 5 principios para fluir en el día a día.
Entendiendo y llevando estos principios a la práctica nos liberamos de muchas cargas.
La calidad interior de una persona se refleja por sus actos, pero también por lo que sale de su boca.
Las palabras son la droga más poderosa usada por la humanidad.
Si dejamos de juzgar y despreciar a las personas por como vayan vestidas o sus gustos y nos mostramos amables, es decir, respetamos al resto con humildad, tarde o temprano recibiremos las vueltas y seremos respetados.