miércoles, 22 de febrero de 2017

Una flor para cada problema Sin efectos secundarios, ni contraindicaciones

TRATAMIENTO PSICOTERAPEÚTICO CON ESENCIAS FLORALES 


Una flor para cada problema Sin efectos secundarios, ni contraindicaciones.
Las flores trabajan los cuatro planos básicos del ser: espiritual, mental, emocional y físico simultáneamente, por lo que se puede considerar no sólo una terapia holística, sino un instrumento de crecimiento personal excelente. 

El sistema floral está destinado a tratar los defectos de personalidad o circunstancias coyunturales que nos "desconectan" del contacto fluido con el Yo Superior, y por lo tanto generan el conflicto que originará la enfermedad o la perpetuará. 
Cómo nos enfermamos y cómo nos ayudan las Esencias Florales
Siempre es beneficioso preguntarnos por qué nos hemos enfermado, ya que ningún dolor o enfermedad es casual, y la zona del cuerpo en la que se aloja tampoco.
Puede ayudar mucho en nuestra evolución y en la de nuestro entorno que comencemos a observar cuando se nos manifiesta cada síntoma o estado, para aprender cuáles situaciones o emociones nuestras los podrían generar; y así, ir conociendo nuestras fallas, y debilidades, y tener la posibilidad de revertirlas.
En esta tarea son de mucha ayuda las Esencias Florales
El Campo Electromagnético y su relación con la enfermedad
Al igual que todos los seres vivos, los seres humanos tenemos un campo electromagnético, que es un sistema bastante complejo con varios sectores que se comunican entre sí; por ejemplo, lo que llamamos aura es la parte del campo que se extiende más allá del cuerpo, y los meridianos sobre los que trabaja la medicina china son circuitos del sistema reticular (interno) que corren por la piel.
Todos nuestros desequilibrios mentales, emocionales o físicos se originan en nuestro campo electromagnético.
Cada sector del campo debería trabajar a una frecuencia específica, para sostener el buen funcionamiento de los órganos, la mente y las emociones.
Por ejemplo, una alteración emocional media y repentina (susto, enojo) puede alterar, brevemente, frecuencias asociadas al sistema inmuno endocrino, generando fragilidad frente a gérmenes y manifestarse, entre 5 y 7 días después, en un resfriado
Así, dependiendo de la vivencia que tenemos de cada situación que atravesamos que nos resulte traumática en algún grado, se modifica la frecuencia de un sector específico de nuestro campo electromagnético, la cual puede auto reparase en un breve período de tiempo y pasar desapercibida, o permanecer días, o meses, y manifestarse con alteración emocional, preocupación mental, disfunciones orgánicas y patologías en los casos más graves.
Tanto el tipo de emoción o preocupación, como el órgano que se vea afectado, dependen de cómo hemos vivido aquella situación (que puede ser desde imaginarnos algo que podría pasar, hasta vivir un trauma real y concreto como un accidente o el fallecimiento de un ser querido).
Cómo actúan exactamente las Esencias Florales
Cada Esencia Floral contiene una frecuencia armónica, al ingerirlas, estas viajan a través de los circuitos del campo electromagnético “escaneándolo” y al llegar a la pérdida de frecuencia que corrigen, le superponen su frecuencia, restableciéndola al cabo de algunas tomas si es una situación reciente, o de un tiempo de tomas (desde unos meses hasta dos años aprox.) si es una situación antigua. Esto tiene como consecuencia el reequilibrio emocional, la calma mental y la recuperación de las funciones orgánicas
El primer efecto que se suele apreciar es el emocional, por eso se dice que las Esencias Florales potencian, o nos “enseñan” las virtudes opuestas a aquellas emociones que nos provocan sufrimiento: la alegría frente a la tristeza, perdón frente al resentimiento, certeza frente a la incertidumbre, etc.

Las Esencias Florales potencian las virtudes opuestas a los estados que nos provocan sufrimiento: alegría frente a la tristeza; certeza frente a la incertidumbre; paz frente al desasosiego.

Se entiende así que las flores son algo más que una terapia: un instrumento de evolución espiritual y crecimiento personal.
No se trata a la enfermedad o síntoma, en forma aislada, sino al sujeto en forma integral, acompañándolo en el proceso del autoconocimiento, activando su auto curador interno.
Es una terapia aprobada por la OMS, las clasifica como “método de salud, inocuo y preventivo”, dentro del apartado de terapias individualizadas.
En 1976 la OMS. (Organización Mundial de la Salud) reconoció la terapia floral como sistema médico y en 1983 publicó en Medicine Traditionelle et Couverture des Soins de Santé. OMS Ginebra, p.162, un estudio dirigido a instituciones sanitarias recomendando su uso terapéutico.
Con más de 70 años de experiencia, enorme bibliografía con casos clínicos tratados con éxito, sin efectos secundarios ni contraindicaciones, pudiéndose usar en ancianos, bebés, embarazadas, enfermos terminales.
No es alternativa sino complementaria
Al no contener principios activos químicos, no hay posibilidad de sobredosis ni dependencias, y tampoco existen efectos indeseables en caso de tomar una flor que no corresponde.
Las pueden tomar personas de todas las edades, los efectos más rápidos se suelen ver en los niños, y también se pueden administrar a animales y plantas.
Son compatibles con cualquier clase de medicación o terapia.
Siempre acortan los procesos de curación y mejoran el estado de ánimo de quien las toma, con lo cual se evitan recaídas.
Mejoran la calidad de vida en general, lo que las hace una excelente forma de medicina preventiva.
Nos ayudan a armonizar nuestro mundo interno, y con esto generalmente remiten los síntomas (emocionales, mentales y físicos).
Son remedios vibracionales, no contienen principios activos químicos, solo el “patrón energético” (la energía) de cada flor.
A través de Terapia Floral podrás:
Vivir una vida más armoniosa, alegre y relajada. 
Lograr un mejor descanso nocturno y mayor claridad mental.
Tratar todos los síntomas emocionales, mentales y físicos que desees disminuir o eliminar.
Armonización y Equilibrio de los centros energéticos (Chakras).
A diferencia de los tratamientos convencionales con fármacos, que actúan exclusivamente en el plano físico de la patología celular, los patrones energéticos contenidos en las esencias florales actúan sobre el ser humano en los múltiples planos interactivos que hemos comentado.
De hecho, una alteración en las frecuencias armónicas de un sector determinado del campo electromagnético, tiene como consecuencia una alteración emocional, lo que conlleva una variación en las condiciones energéticas del nivel fisiológico.
 Es por ello, que una definición más exacta del alcance de las esencias florales, es que contienen ‘’paquetes de frecuencia armónica’’ que escanean y restauran las pérdidas de frecuencia correcta en los diferentes sectores del campo electromagnético, lo que conlleva un cese de la emoción alterada, y además la desaparición de las alteraciones energéticas a nivel fisiológico.
Las Esencias Florales han sido adoptadas  por muchísimos profesionales de la medicina y la psicología.
Señalar que existen multitud de aplicaciones terapéuticas, no obstante, nos centraremos en los beneficios más directos, que el uso de las esencias florales puede reportar en el entorno familiar.
Para aprender a vivir sin el stress, y sin la angustia que generan los problemas de la vida cotidiana.
Para aquellos que se sientes agotados o desbordados por la situación.
Para los que sienten temor o preocupación excesiva por lo que pudiera pasarle al enfermo, conllevando una disminución en la ocupación real del paciente.
Para la poca tolerancia, impaciencia, irritabilidad, ansiedad, culpabilidad y depresión.
Para el miedo a padecer la enfermedad y no atreverse a confrontar el test predictivo pertinente, viviendo la situación con angustia e incertidumbre.
Para el temor a la agresividad o descontrol del enfermo.
Y en general, para dar armonía y fortaleza en la crisis.
Las esencias florales son un regalo, adelantado a su tiempo, para que el ser humano halle la suficiente paz interna que le posibilite encaminarse hacia el conocimiento de sí mismo.
La Terapia Floral es un sistema de curación que considera que en la raíz de la enfermedad hay un desequilibrio psicoafectivo, él es el verdadero causante del padecimiento físico.
Por lo tanto, lo importante a efectos de determinar qué esencias tomaremos, será explorar nuestro mundo emocional, nuestra actitud, el lenguaje corporal que tenemos, nuestro tono de voz, las definiciones que hacemos de nosotros mismos y del mundo que nos rodea, nuestros intereses, motivaciones, nuestra forma de vida.
Este análisis nos dará una idea de las esencias que pueden ayudarnos e iniciar de esta forma el tratamiento.
El Dr. Bach decía: “Restableciendo la armonía psíquica y emocional ayudaremos a sanar nuestro cuerpo”