sábado, 24 de enero de 2015

Los cuatro elementos


Los cuatro elementos: la clave de tu personalidad




La Astrología es una herramienta de autoconocimiento y desarrollo de la personalidad, además de aportar una cosmovisión de la vida como unión de la energía del Cielo y la Tierra. 
El Fuego, la Tierra, el Aire y el Agua son los cuatro elementos de la naturaleza, y componen todas las estructuras materiales y tonalidades orgánicas que hay entre el Cielo y la Tierra.
El Fuego se manifiesta a través de la Intuición.Aries, Leo y Sagitario. Energía radiante universal, energía que es excitable, entusiasta y luminosa. Dinamismo, espontaneidad, y una experiencia centrada en la identidad personal y espiritual. Los signos de Fuego dirigen su energía conscientemente hacia su propia voluntad de ser y de expresión libre. 
La Tierra a través de la Sensación.Tauro, Virgo y Capricornio. Energía centrada en los sentidos físicos y la realidad del aquí y ahora del mundo materialmente perceptible. Armonización con el mundo de las formas, de las estructuras visibles. Resistencia y persistencia, energía de preservación y conservación. Protección, estabilidad y seguridad. Los signos de Tierra concretan, son confiables, estables y cautelosos. 
El Aire a través del Pensamiento.Tauro, Virgo y Capricornio. Energía centrada en los sentidos físicos y la realidad del aquí y ahora del mundo materialmente perceptible. Armonización con el mundo de las formas, de las estructuras visibles. Resistencia y persistencia, energía de preservación y conservación. Protección, estabilidad y seguridad. Los signos de Tierra concretan, son confiables, estables y cautelosos. 
El Agua a través de los Sentimientos Cáncer, Escorpio y Piscis. Energía intangible, reino de la emoción profunda y de las respuestas sentimentales. Intuición y sensibilidad psíquica. Los signos de Agua están en contacto con el inconsciente y con la unidad de toda la creación, la empatía hacia los demás está muy presente, como así también su vulnerabilidad. El elemento Agua corresponde al proceso de ganar consciencia a través de una comprensión lenta pero segura de los más hondos anhelos del alma.

Fuente Entre mujeres por  Carolina Goldsman