miércoles, 12 de julio de 2017

Qué es Yin Yang


Qué es Yin Yang:
El yin yang es un principio de la filosofía china, en donde el yin y yang son dos energías opuestas que se necesitan y se complementan, la existencia de uno depende de la existencia del otro.
El yin y yang es un símbolo de armonía debido al equilibrio que produce la interacción de las dos energías.
El yin yang son dos conceptos del taoísmo, que expone dualidad de todo lo que existe en el universo.
 El Tao es una fuerza primitiva que es producida por todas las fuerzas naturales del cielo y de todo el universo.
Tao es una forma de vida, no es un Dios o una religión.
Los principios del Tao fueron enunciados por primera vez por medio de símbolos y de palabras por los antiguos filósofos de la China, hace más o menos 5000 años.
Es una forma de equilibrar la vida.
El Yin y el Yang es un ejemplo de esta filosofía.
El Yin Yang es un símbolo dinámico.
Muestra la continúa interacción de dos energías y su equilibrio: como tal, es un símbolo de armonía.
Es un símbolo que crea igualdad pues sin el Yin no podría existir el Yang y al revés, igual, y sin la interacción de ambos, no se genera vida.
No existe nada opuesto entre el Yin y el Yang. Son complementarios.
Lao-tzu en “Tao-te ching” escribió: “Todo tiene dentro de sí ambos, yin y yang y de su ascenso y descenso alternados nace la nueva vida”.
Cuando una de las dos energías llega a su máxima expresión, inicia la transformación en su opuesto: esto es lo que representan los dos puntos en el símbolo.
En su máxima expresión, el yang contiene la semilla del yin, tanto como el yin contiene la semilla del yang.
El yang es una energía luminosa, positiva que se presenta de manera intensa, en cambio, el yin es una luz pasiva, negativa.
Cada objeto o situación se relaciona con estas dos dualidades y el feng shui se encarga de encontrar un equilibrio para lograr bienestar y fortuna.
El símbolo yin yang es conocido como un diagrama de Tai-chi, representado por un circulo dividido a través de un línea sinuosa, en los colores negro y blanco. 
El yin corresponde a la mitad del lado izquierdo de la esfera, de color negro que representa lo pasivo, femenino, nocturno, oscuro y frío.
Por su parte, el yang pertenece al lado derecho de la esfera, de color blanco que representa el principio activo, masculino, luminoso y diurno.
En este juego armonioso, ambos poseen una esfera pequeña en su interior, de colores opuestos, simbolizando las fuerzas opuestas, complementarias e inseparables de todo lo que existe.
Cuando una de las dos energías llega a su máxima expresión, inicia la transformación en su opuesto: esto es lo que representan los dos puntos en el símbolo.
En su máxima expresión, el yang contiene la semilla del yin, tanto como el yin contiene la semilla del yang.
Según el Tao Te King, el universo se crea de la siguiente manera:
“El Tao engendra el I (Wu-Chi o vacío), I engendra 2 (yin-yang), 2 engendra 3, 3, los 10.000 seres.
Los 10.000 seres llevan el yin a la espalda y el yang en los brazos.
Mezclando sus soplos realizan la armonía” (Tao Te King).
El mito de la creación chino nos cuenta el siguiente relato: “Al principio, los cielos y la tierra eran solamente uno y todo era caos.
El universo era como un enorme huevo negro, que llevaba en su interior a P’an-Ku.
Tras 18.000 años P’an-Ku se despertó de un largo sueño. Se sintió sofocado, por lo cual empuñó un hacha enorme y la empleó para abrir el huevo.
La luz (yang), la parte clara, ascendió y formó los cielos; la materia fría y turbia (yin) permaneció debajo para formar la tierra.
P’an-Ku se quedó en el medio, con su cabeza tocando el cielo y sus pies sobre la tierra.
Permaneció entre ellos como un pilar gigantesco, impidiendo que volviesen a estar unidos”.
El huevo representa el Yin-Yang: dos aspectos de la energía primigenia o universal.

La fuerza de la vida se halla presente en las dos fuerzas primordiales: Yin y Yang y de ellas salen los 5 elementos de la Naturaleza: Madera, Fuego, Tierra, Metal, Agua.

Para atraer la salud debemos de considerar que esta no es nada más que un equilibrio entre las energías yin y yang.
La energía yin es receptiva y la energía yang es dadora.
La energía yin es de contemplación y está simbolizada por la luna, es nuestra energía femenina y la energía yang es de acción y está simbolizada por el sol, es nuestra energía masculina.
Con la energía yang, trabajamos, creamos, actuamos.Con la energía yin, soñamos, nos inspiramos, nos elevamos.
Si trabajamos demasiado vamos a tener una descompensación en nuestra energía yang y por lo tanto generaremos enfermedades de tipo yang (rígidas, duras) como los tumores, verrugas, presión alta, ansiedad y stress, etc. etc.
Si trabajamos poco generaremos descompensaciones de tipo yin (blandas) como ser depresión, presión baja, infecciones varias, etc.
Para mantener un equilibrio en la salud la acción y la no acción deben estar bien compensadas.
Las horas y el tiempo de acción debe estar bien compensado por el tiempo de no acción.
Toda enfermedad física se engendra en nuestro cuerpo astral (o plano de los deseos) por lo cual es bueno y necesario tener el plano astral acomodado para que no se genere en el ningún problema de salud en el físico.
Nuestro lado derecho es yang, dador, masculino y activo.
Nuestro costado izquierdo es ying, receptivo, femenino y contemplativo. Analizando esto de acuerdo al órgano que nos está afectando podemos analizar cual es la raíz de nuestro problema.
Los órganos gemelos hablan de nuestra relación de pareja y con los otros.
La cabeza de lo que no queremos pensar
.La vista de lo que no queremos ver.
El corazón de nuestra falta de alegría.
La garganta la aceptación a los cambios.
Los pulmones tienen mucho que ver con las emociones dentro de la pareja y la aceptación de la vida.
El estómago de lo que somos capaces de tolerar.
El hígado es el órgano donde depositamos toda nuestra bilis (es decir nuestros enojos).
Los intestinos nos hablan de los que queremos atrapar o no en nuestras vidas, si somos rápidos para ir al baño casi seguro seremos generosos y al revés seremos tacaños si nos cuesta evacuar.
Los riñones nos hablan de nuestros problemas con el dinero (la liquidez). Y al ser órganos gemelos del contacto con la pareja y la convivencia.
Los órganos sexuales nos hablan de creatividad al igual que las hormonas, entonces si algo anda mal allí es porque hay creatividad estancada.
Las piernas nos sostienen y si enfocamos nuestro problema en las piernas por un lado es porque queremos ser demandantes con los demás y por otro lado es porque nuestra relación con nuestros padres ha sido muy difícil y hoy nos cuesta sostenernos.

El principio de acción de esta teoría es la búsqueda del equilibrio,  que según la medicina china, cada uno de nuestros órganos internos necesita recibir una cantidad específica del Energía (Qi) para funcionar correctamente.