sábado, 22 de agosto de 2015

El sagrado incienso y sus fragancias




El  incienso es una tradición que data de miles de años atrás, que ha sido utilizada por todas las civilizaciones de la antigüedad.
Cuando se logra dominar bien sus efectos y se entiende como ciertos olores alteran el estado anímico de la persona, se obtiene unos resultados realmente sorprendentes.
La palabra incienso esta derivada del Latín incendere, que quiere decir quemar.
El incienso ha sido utilizado para acompañar las oraciones, para alabar a Dios, purificar el aire, liberarnos de las vibraciones negativas, despertar la consciencia y mejorar el estado de ánimo.
Existen muchísimas referencias sobre el uso de los inciensos en el Viejo y Nuevo Testamento y la Iglesia Católica aún continúa usándolo en muchos de sus rituales. Es una forma de crear un significado sagrado durante el acto de oración y la elevación de las plegarias al mismo Ser Supremo.
Vale recordar que cuando nació el niño Jesús, uno de los tres regalos de los Reyes Magos, (Astrólogos por cierto), consistió en una dotación de incienso.
Los otros presentes fueron mirra y oro.
En la tradición Hindú el incienso juega un papel importante en cuanto a la elevación de las oraciones y la meditación.
Durante la época de los faraones en egipcios, el incienso se utilizaba para alejar a los malos espíritus o apaciguar sus intenciones.
Algo parecido con lo que hacemos hoy en día en cuanto a los sahumerios durante la víspera de Año Viejo.
En la tradición Budista, el incienso ha sido utilizado como parte esencial de la meditación.
Cada fragancia tiene su propia energía vibratoria, así que, el incienso puede ser seleccionado de acuerdo al estado al que desea llegar la persona, ya sea para eliminar el estrés, lograr un profundo estado de relajación, o llegar a un estado de sanación.
Es un excelente acompañante para hacer afirmaciones.
Otras personas seleccionan el incienso de acuerdo a su corazonada, su intuición para lograr un objetivo deseado.
Existen una gran variedad de aromas y olores. Algunas son utilizadas con propósito específico. Les presento sólo algunas de las más usadas para que les ayude como elementos para lograr el objetivo deseado.
Las Bendiciones del Incienso:
El incienso nos ayuda a trascender barreras
Clarifica nuestra conciencia: física, mental, y espiritual
Crea un sentimiento de santidad, mientras limpia lo profano
El Incienso hace que la mente este más alerta
El Incienso es un amigo en tiempos de soledad
En nuestro diario vivir, el incienso es un oasis de paz.
El incienso no aburre
No hace daño
El uso del incienso diario hace el espíritu más amoroso.
Algunas fragancias para que sirven:
Incienso: revitaliza, despeja mental, clarificador, relajante ideal en la meditación, estabilizador emocional.
Estoraque: suavizante y unificador atrae gente.
Ámbar: revitalizante en lo anímico, anti estrés, estabiliza en general.     
Jazmín: estimulante anímico, antidepresivo, unificador
Patchuli: la meditación, estabilizador, lo sensual. El dinero
Frutilla: los afectos y emociones, unifica y relaja, anti estrés.
Pino: refrescante, revitalizante, despeja la psiquis.                                 
Eucaliptus: antiestresante, refrescante clarifica y optimiza.
Violeta: suaviza, relaja, unifica y estabiliza anímicamente                       
Lavanda: revitalizante, refrescante, despeje psíquico y paz.
Rosa: atraer el amor y atraer amistad.
Jengibre: Poder, relajar el espíritu.
Jengibre Rojo: para obtener éxito y mejorar la situación.   
Cedro: limpieza, valentía y purificación.
Sándalo: protección, sanación.
Mirra: protección, espiritualidad.
Coco: protección, purificación.
Sangre del Dragón: protección, aumentar la potencia.
Canela: atraer el dinero y el éxito.
Palo Santo Purificante del ambiente. Relajante. Limpiador de malas energías. Levanta el estado de ánimo. Mejora el estado de ánimo en casos de gripe, alergias, dolor de cabeza y de huesos
Naranja: antidepresivo y restaura elevando el espíritu.
Nardo: Atrae trabajo y  estabilidad  económica.
Romero: estimula la memoria, la claridad mental, procesos creativos es un protector psíquico y un estimulante  físico.
Salvia: relajante, armoniza la sexualidad por relajante y distiende la energía sexual.
Sándalo: ideal para el relax y la meditación, aquieta los pensamientos, es ansiolítico y antidepresivo, promueve la perseverancia, propiedades sensuales
Tomillo: antiséptico de vías respiratorias y antitusivo. Es tónico y energizante en el nivel físico, mental y emocional, mejora la memoria.

Benjuí: Quiebra la energía de tasa vibratoria baja acumulada.